Qué hacer si tu hijo fuma Porros
3 (60%) 2 votos

La marihuana, es considerada en muchos países, como una droga ilegal, pero a la vez, es la más común y habitualmente, consumida por adolescentes. En un número superior al 40%, han admitido, haberla probado, como mínimo, en una ocasión. Por eso en este artículo profundizaremos en el importante tema de qué hacer si tu hijo fuma porros.

El consumo de esta droga, en los adolescentes, origina problemas de desarrollo, físico, mental y emocional. Esto favorece, el fracaso escolar, una consecuente disminución de la autoestima, así como de las posibilidades laborales, académicas y sociales, tanto en el presente, como en el futuro.

Los padres al descubrir, que su hijo adolescente, fuma porros, aunque sean padres modernos, enfrentan un tema, en el cual tienen poco control, y que no saben cómo actuar. Es lógica, la preocupación.

En un foro, en una escuela, un padre de familia, afirmaba: mi hijo de 14 años fuma porros, e inmediatamente, en la audiencia, se formuló esta pregunta: que hacer para que tu hijo deje los porros. No hubo respuesta. Es difícil, para cualquier padre, afrontar este tipo de situaciones.

Normalmente, cuando empiezan a consumir, los adolescentes repiten, que la han probado, porque se sienten; desinhibidos, relajados, y así se relacionan socialmente, más fácil, al sentir una falsa impresión, de ser más divertidos y a la vez, de divertirse más.

Mi hijo fuma porros y no quiere dejarlo

Todas las adicciones, son difíciles de enfrentar, en el caso de los hijos, los padres deben conversar, lo más calmadamente posible, sobre los riesgos a la salud, que tiene el uso de la marihuana, esta puede ser una buena alternativa de; como convencer a tu hijo para que no fume porros.

Aunque, aún no hay certeza, sobre las propiedades adictivas, de la marihuana, los científicos, afirman que estudios han confirmado, que fumar un porro de marihuana, causa más daño, que fumar cuatro cigarrillos ordinarios.

Este mal hábito, ocasiona; problemas pulmonares, e incluso hay personas, que han desarrollado cáncer de pulmón, por fumar marihuana. Aparte, de ser dañino, para los pulmones, fumar marihuana a temprana edad, enturbia el juicio y afecta la capacidad de tomar buenas decisiones.

Como actuar si descubres que tu hijo fuma porros

Es muy importante, al descubrir a un hijo, que fuma marihuana, recalcarle que eso no está permitido en casa, y que su mala conducta, tendrá para él; severas consecuencias. Sin subir el tono de voz, ni alterarse; se debe abordar, este complicado tema, haciendo uso del autocontrol, con mucha calma y confianza, se le impone un castigo, que nunca, debe ser físico.

Muchos padres, han encontrado que, la manera más efectiva de combatir, el consumo, es sencillamente quitarle privilegios, a sus hijos. Para  empezar, lo primero es; retirar el permiso de conducir. Apoyados, en que quitarle la licencia de conducir al muchacho, es por su seguridad, y la de los demás, ya que al fumar marihuana, su tiempo de reacción, se hace muy lento.

En otros casos, permitirle al adolescente, acudir a realizar actividades fuera de casa, puede resultar efectivo. Prohibirle tajantemente, ir a fiestas y salidas nocturnas, puede disminuir el consumo, sencillamente porque no estará, en contacto, con los amigos, que también fuman marihuana.

Como conseguir que tu hijo no fume porros

Afortunadamente, la mayoría de los adolescentes, que fuman marihuana, tienden a no probar otras drogas, más fuertes. Sin embargo, al empezar a notar cambios, de personalidad y actitud hostil, la intervención médica, debe ser inmediata.

Fumar es un hábito, que ordinariamente, se adquiere durante la adolescencia. La edad media estimada, de inicio al consumo de tabaco; es a partir de 13 años. Se calcula, que al transcurrir del tiempo, comienzan a fumar entre 82.000 y 99.000 jóvenes anualmente; algunos de ellos menores de 10 años.

La  prevención primaria, es esencial y para que sea efectiva, debe hacerse en la propia familia, de la siguiente forma: a los hijos, se les debe dar amor, a todos por igual, independientemente, de sus conductas. Se deben, implementar límites y normas adecuadas y razonables. Dar el mejor ejemplo; ya que si los padres, son  consumidores de porros, difícilmente, podrán impedir que los hijos, los imiten.

Enseñar a los hijos a quererse, a ser autónomos y responsables, de sus propios actos y decisiones. Mantener conversaciones, donde todos hablen y se escuchen, no solo, limitarse a oír. Fomentar un modo de vida sano, desde que son pequeños.

Conocer lo más posible, a los amigos, de los hijos, dado que éstos, empiezan a salir con amigos, y cada vez quieren, una vida más independiente, casi siempre, dejando de lado, las normas familiares. Algunos padres están preocupados, por este tema del hábito de fumar, y se preguntan: mi hija fuma que hago.

La adolescencia, es un período, donde tanto a nivel físico, como psicológico, se originan grandes cambios vitales, y en el cual, se deben tomar decisiones, para las que, no muchas veces, se está preparado. La cuestión, es que todo esto, complica la relación; entre padres e hijos, dado que, la comunicación se reduce.

Existen distintos indicadores, que ayudan, a salir de dudas, en relación a descubrir si el hijo adolescente, comenzó a fumar, por ejemplo: continuamente, permanece con la ventana de la habitación abierta, sin motivo aparente. Tiene la ropa, con olor a cigarro. Comenzó a usar, en exceso, chicles, caramelos y mentas para el aliento.

Entre las causas, que elevan el riesgo, de consumo de drogas, se hallan, la fácil accesibilidad, de muchas sustancias como; alcohol y tabaco, según el informe, de la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas, Unodc, el 40,5%, de los adolescentes, sólo en los Estados Unidos, consume o ha consumido, alguna droga legal.

El delito radica, en la importancia de conocer y entender, por qué este sector de la población, es más vulnerable al consumo, así como los graves peligros, que desencadena. En la Unodc, están en el estudio, de la elaboración de estrategias, y toma de decisiones, para la prevención  y actuación, ante situaciones de consumo de drogas en la adolescencia.

El abuso de drogas en adolescentes y jóvenes, y la fragilidad familiar, confirman que existe suficiente información epidemiológica, que sostiene que; los púberes y adolescentes, son los más sensibles, al consumo de sustancias legales, ilegales y drogas médicas, dado que su personalidad, está en proceso de formación y desarrollo.

El alcohol, es una droga legal. Son las bebidas, que se obtienen, mediante la destilación de productos de fermentación, de sustancias azucaradas, como: la uva, la melaza, la cebada, etc. Según, la Fundación Alcohol y Sociedad, de España, el 65 %,  de los adolescentes españoles, declaran ser consumidores de bebidas alcohólicas, por lo que el alcohol es, sin duda, la droga legal, más accesible, para los adolescentes.

El tabaco, es la otra droga legal y comercializada, prácticamente sin restricciones, en todo el mundo. Aunque, en muchos lugares, la venta de tabaco, está prohibida a los menores de edad, la Asociación Americana del Cáncer, calcula que, diariamente, alrededor de unos 3.000 menores de 18 años, prueban su primer cigarrillo, y otros 700, se convierten, en fumadores habituales.

Esperamos haberte podido ayudar aunque sea solo un poco con este problema, así que si ahora te preguntas Qué hacer si tu hijo fuma Porros, al menos tendrás una pequeña guia sobre las mejores formas para actuar. Si quieres dejar algún consejo sobre este tema o quieres contar tu experiencia, no dudes en ayudar a los demás dejándolo en los comentarios de más abajo.

Otros Artículos De Interés