Astiko Tantra
Valora este artículo

En el mundo de la meditación o de las terapias alternativas y diferentes, siempre hay personas que destacan porque han dedicado su vida a profundizar en las enseñanzas de los grandes maestros, han querido conocer de primera mano y observar la verdad que se esconde tras todas estas afirmaciones místicas.

Una de estas personas, que sin duda ha destacado y que se ha hecho un gran nombre, es Astiko López.
Esta mujer ha dedicado más de 20 años de su vida a investigar y a aprender todo lo necesario sobre el tantra y sobre el conocimiento de uno mismo.

Por ello a continuación vamos a contarte quién es Astiko tantra, también te hablaremos de los cursos que realiza y dónde puedes encontrarla.

¿Quién es Astiko?

En primer lugar, es fundamental hablar de Astiko, una mujer que sin duda se ha arriesgado y ha decidido vivir su vida a su manera, algo muy valiente de lo que no todos seríamos capaces.

Ella estaba estudiando la carrera de filosofía cuando de repente un día se encontró con uno de los libros del maestro Osho, un hombre y un visionario místico que le cambió la vida de arriba abajo, lo hizo de una forma tan profunda, que esta mujer decidió dejarlo todo y marcharse hasta donde vivía este maestro para poder conocerlo y para aprender todo lo que tenía para enseñarle.

Aprendió de todo, pero sin duda algo que le llamaba especialmente la atención eran las lecciones sobre tantra, una forma perfecta de abrirse a nuevos mundos, de abrir la mente a algo diferente, y sobre todo, una forma en la que no tenía que renunciar al amor ni a sentir de verdad amor y deseo por otras personas.

Descubrió que este amor es algo sagrado, y que no hay que renunciar a nada ni hay que sufrir por ello.
Imaginad las dificultades por las que tuvo que pasar ella, dejarlo todo de un día para otro y marcharse a la otra punta del mundo, dejando a un lado a su familia, la cual por supuesto no es taba de acuerdo con las decisiones que Astiko estaba tomando, ni con el rumbo que iba a adquirir su vida desde ese momento.

Ella aprendió mucho con Osho, hasta que este abandonó su cuerpo. Y ella necesitaba saber más, necesitaba conocerlo todo, y sentía que no había podido absorber todos los conocimientos que necesitaba para poder volver a su país natal, a España.

Así que buscó conocimiento en otros dos maestros que sin duda le enseñaron todo aquello que necesitaba conocer, pero no solo eso, si no que de forma prácticamente estática, lograron llevarla hasta un estado de conciencia infinita, un estado en el que ella no era ella, ella era todo y nada a la vez.

Un estado de revelación y de ascensión espiritual al que muy pocas personas logran llegar en su vida.
Y una vez que lo consiguió, decidió volver aquí para poder ayudarnos y enseñarnos todas sus enseñanzas y conocimientos.

Cursos de Tantra con Astiko

Desde el momento en el que regresó, Astiko quiso ayudarnos y mostrarnos el camino hacia la verdad que a ella misma le había costado tanto encontrar, y por eso abrió una escuela y comenzó a dar todo tipo de cursos con los que poder ayudarnos a abrir nuestras mentes y sobre todo, a conectar con otras personas.

Por eso en su escuela no solamente hay cursos de tantra para parejas, para grupos o para mujeres, sino que también los hay de masaje o de trascendencia.

Así que sean cuales sean tus intereses, seguro que hay un hueco para ti entre sus alumnos y entre todo ese conocimiento que irradian las personas que allí trabajan.

¿Dónde se encuentra su escuela?

Por último, simplemente comentar que esta escuela es presencial, por lo que si quieres empaparte de toda la sabiduría de Astiko tantra y de este centro de formación espiritual, deberás trasladarte hasta el lugar en el que está físicamente, que actualmente es Barcelona.

Sin embargo, si eres una persona a la que de verdad le interesan estos temas y que quiere aprender todo lo necesario, no dudes en que será una experiencia única, y que el viaje merecerá la pena.

Tenemos suerte de poder tener tan cerca a personas como Astiko, personas valientes que se atrevieron a seguir el camino que su corazón y su mente les marcaban, sin preocuparse de lo que pensaran los demás.

Otros Artículos De Interés