¿Qué es la Precognición?
Valora este artículo

Saber algo antes de que ocurra es un fenómeno psíquico que, al parecer, ha ido en aumento en los últimos tiempos. Todos conocemos a alguien con esa facultad: se trata de la precognición.

Dentro de ella se incluyen también los sueños premonitorios. Pero… ¿de qué se trata esto específicamente y cómo saber si mi presentimiento es una precognición? Más adelante te lo explicamos.

¿Qué es la precognición?

Si tu vecina te ha dicho: “tengo premoniciones despierta”, ya sea despierta o dormida… eso es una precognición.

Presentir un suceso que no ha ocurrido pero que ocurrirá es algo que nos intriga y, muchas veces, nos asusta. La precognición es un fenómeno del cual, unos más otros menos, hemos sido testigos. Ya sea un amigo que tiene esas facultades o nosotros mismos, la hemos experimentado.

Esta extraña capacidad de algunos humanos de presentir algo que como cosa del destino sucederá, ha sido estudiada por la ciencia y por la parapsicología. Entonces, ¿qué es la precognición?

Según algunos expertos en el tema, es el conocimiento previo de algo que sucederá y, justamente, es el saberlo sin tener más información o pruebas que una sensación o un sueño. Es decir que aquí no entran los cinco sentidos.

Una de las características de los pensamientos premonitorios es que aparecen naturalmente, sin que la persona decida que va a presentir algo. Sólo aparecen en ciertos momentos inesperados. Muchos la relacionan con habilidades espirituales y lo cierto es que no todos las tenemos aunque, dicen, la podemos desarrollar.

Cabe destacar que este fenómeno no es reconocido por la ciencia oficial y los psicólogos consideran que es un hecho fortuito y una suerte de “adivinación” de la persona, basada en información que toma su subconsciente por el comportamiento de las personas a su alrededor.

Sin embargo, este argumento no explica las precogniciones de sucesos como una inundación o terremoto en lugares específicos presentidos sin información aparente.

Cómo distinguir una premonición

En vista de que la precognición es un fenómeno que se presenta antes de que ocurra, podríamos soñar o presentir algún suceso de importancia y preguntarnos si será o no una premonición. ¿Cómo estar seguros?

No existe una pauta fija que nos diga cómo distinguir una premonición de un simple temor a que algo suceda. Sin embargo hay quienes se atreven a dar ciertos parámetros especialmente en lo referente a sueños premonitorios.

El problema con los sueños es que, normalmente pueden presentarse mensajes de todo tipo, enmascarados tras una específica simbología. ¿Cómo saber, entonces?

Si se trata de un sueño, deberíamos prestar atención a detalles como aparecer o no la persona que sueña, dentro del sueño. Al parecer, si sólo estás como observador del suceso mas no participas, presuntamente podría tratarse de una precognición.

Si el sueño tiene que ver con tragedias también podría ser una premonición. Lo único que cabe es esperar. Y, si otras veces has tenido sueños o tener premoniciones don despierto que luego se cumplen, lo más probable es que debes estar atento a las noticias en los días subsiguientes.

Otro dato de interés se refiere a cómo te sientes al despertar del sueño premonitorio o, si es una precognición despierto: si persiste la sensación de que eso va a ocurrir, es posible que así sea.

Según algunos autores, la precognición, incluso premoniciones de muerte, son una realidad potencial y se harán realidad sólo dependiendo de ciertos acontecimientos. De esta manera se explicaría el por qué algunas profecías no se cumplen. Si esta teoría es cierta, todas las precogniciones y los sueños premonitorios pueden ocurrir.

Precognición y clarividencia

Varias son las manifestaciones enmarcadas dentro de los llamados fenómenos psíquicos. Además de la precognición test, tenemos también la clarividencia, entre muchas otras. Todas ellas han sido estudiadas por la ciencia oficial y por la parapsicología.

No es lo mismo. La diferencia que existe entre precognición y clarividencia tiene que ver con el tiempo presente y con la intención de traerla a la mente. Vamos a explicarlo con la definición de clarividencia.

La clarividencia es un fenómeno que normalmente es propiciado por quien la practica, es decir, la persona se prepara y, con pleno conocimiento de lo que hace, trae a su mente las imágenes o ideas de algo que ocurre, de un objeto o persona. Puede ser algo del presente, del pasado o del futuro.

Es una relación directa entre quien practica la clarividencia y el suceso, objeto o persona. Se dice que la percepción en este fenómeno psíquico es de mucha claridad, incluso la retrocognición: percepción de sucesos del pasado.

Por otra parte, como ya lo hemos mencionado antes, la precognición se relaciona específicamente con sucesos del futuro, se da en contextos muy particulares y no es programada por quien la experimenta: ésta llega sola.

Como podemos observar, si bien ambas están relacionadas ya que forman parte de los fenómenos psíquicos, no es lo mismo la clarividencia que la precognición.

Percepción extrasensorial

Todos los fenómenos psíquicos podrían ser incluidos dentro de la percepción extrasensorial, ya que en ellos no participan los cinco sentidos reconocidos por la ciencia: la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto. De allí el nombre “extrasensorial”.

De esta manera, la precognición es una percepción extrasensorial. Se percibe sin que esté involucrada la vista, porque el perceptor no vio, no leyó, no observó una información.

Se percibe sin que haya participado el oído, porque el perceptor no escuchó la información, nadie se la dijo. Igualmente, no lo olfateó como lo hacen los animales, ni lo percibió en la piel literalmente.

Ahora bien, a esta percepción extrasensorial llamada precognición sinónimos se le ha clasificado en diferentes manifestaciones, dentro de las que destacan:

El presentimiento donde al parecer la persona sólo tiene la sensación de que algo va a suceder; la premonición, en la cual quien presiente tiene más detalles, sabe qué va a pasar, quizás dónde, cómo y cuándo; la profecía que, al decir de los expertos, involucra a personas de un país o a la humanidad toda.

Independientemente de cómo se le clasifique, lo cierto es que la precognición o premonición resulta interesante desde el punto de vista del destino. Hay quienes aseguran, basándose en ella, que el destino ya está escrito y por eso hay quienes lo escriben.

En este dilema, otros se preguntan… ¿y dónde queda entonces el libre albedrío y la intención?

Según el mecánico cuántico Vadim Zeland, las precogniciones y los sueños premonitorios existen porque la vida está formada de variantes, las cuales visitamos en sueños o en estados alterados de conciencia. Estas variantes son sólo potenciales: pueden ocurrir o no. Ello depende de las decisiones que tomemos.

De allí que, como lo expresamos arriba, muchas profecías o premoniciones nunca se cumplan.

¿Y qué pasa con las premoniciones de terremotos, inundaciones, huracanes y tragedias de todo tipo? ¿Qué decisiones se toman? La decisión de ver al mundo como un enemigo, los pesares, las angustias. Todos estos sentimientos atraen aquello que está potencial en el campo de las variantes de Zeland.

Personas con precognición

No hay dudas de que existen personas muy sensibles, capaces de presentir sucesos y… acertar. Todos conocemos a alguien que frecuentemente sueña cosas que luego ocurren. Son personas con precognición.

Es posible que el mismo lector diga en este momento: tengo visiones que se cumplen o tengo premoniciones. Es muy posible ya que este fenómeno ha ido en aumento en los últimos años.

Lo cierto es que, a lo largo de la historia han existido personajes que se han destacado por sus cualidades perceptivas extrasensoriales y capacidad de predecir un suceso. El cine también ha desarrollado el tema en precognición película.

La pregunta es ¿qué tienen estas personas realmente que les hace tener esas precogniciones?  A decir de algunos, tienen más desarrollado un lado del cerebro: el que se relaciona con la espiritualidad y la creatividad.

Para los astrólogos, los nacidos bajo el signo de Piscis son especialmente sensibles a los fenómenos paranormales, incluyendo la precognición, así como los escorpianos y los cancerianos, en general los signos de agua.

Según la numerología caldea, aquellos que han nacido un día cuyo número simple se reduzca al 7 o al 2, son tan sensibles a la precognición como cualquiera de los signos antes mencionados. Y todo esto… se hereda.

Sin embargo, para los gurúes de la Nueva Era, con practicar la presencia constante, te abres a la precognición desarrollar el don.

Esto último tiene su lógica: al practicar la presencia te pones en contacto con la conciencia universal, con el Todo. Y en el Todo está la información. Eso lo hemos podido constatar cuando al estar unos pocos segundos en presencia, percibimos el minuto exacto que estábamos esperando. Miras el reloj y… es la hora que suponías, por ejemplo.

En estos tiempos del no-tiempo, el fenómeno de la precognición va en aumento. Cada vez son más las personas que, en algún momento descubren que aquello que presintieron se hizo realidad.

Y tú… ¿has tenido una precognición?

 

Si has presentido que algo iba a suceder y luego sucedió, tienes el don de la precognición. Pero ¿qué es la precognición y cómo se diferencia de tan sólo un temor de que algo suceda? Conoce todos los detalles de este fenómeno psíquico de los nuevos tiempos.

Otros Artículos De Interés