Como ser positivo en la Vida
Valora este artículo

Ser positivo en la vida ciertamente trae todos los beneficios del mundo. Bien conocemos la teoría (y práctica) de la ley de atracción: atraemos aquello en lo que nos concentramos.

Sin embargo, ser positivo no es tan fácil como simplemente sonreír, sobre todo en estos tiempos de cambios drásticos, crisis económica y familiar. Pero existen muchos trucos para comenzar a abrir esa puerta y, poco a poco, darnos cuenta de que las cosas no son tan malas como parecen y, así, iniciar el camino hacia el sentirnos bien.

Sigue leyendo porque, seguro, te hace falta.

¿Cómo hacer para tener una mente positiva?

Cuando todo marcha mal y estamos amargados y estresados, siempre viene alguien y nos dice: “¡Pero no seas tan negativo, debes tener mente positiva!”. Ser positivo ante las adversidades. Bien pero… ¿cómo se hace eso? ¿Cómo hacer para tener una mente positiva?

Cierto es que, si perdí mi empleo, las facturas de cobro tapan mi escritorio, mi mujer me engaña, el auto no enciende y mi perro me mordió… ¿Cómo esperan que sea positivo?

Pues, déjame decirte que sí, esperamos que seas positivo puesto que es perfectamente posible, sobre todo si te percatas de algo básico que debes anotar con letras grandes en la pared: “El mundo es tu espejo”.

Esto significa que todas esas cosas negativas que enumeramos arriba, incluyendo la mordida que te dio tu perro, fueron reflejo de la negatividad que vienes arrastrando.

Haz memoria y te darás cuenta de que es así. Una cosa tras otra: me siento mal y a continuación otro suceso negativo. Rompe esa cadena ya mismo y comienza a reírte de esos acontecimientos.

Pero veamos algunos consejos que dan ciertos expertos en la materia para cultivar una mente positiva y cosechar éxitos en tu vida, cómo ser una persona positiva y segura.

En primer lugar, eres tú quien decide estar triste, pesimista, negativo. Por lo tanto, puedes muy bien decidir lo contrario: sentir alegría, optimismo y manifestar un pensamiento positivo frente al próximo segundo de tu vida.

Básicamente, debes cambiar tu manera de ver la vida y así cambiarás tu pensamiento, luego tu actitud y tu comportamiento frente a este mundo que, después de todo, es tu mundo.

¿Qué queremos decir con esto? Trataremos de explicarlo de la manera más sencilla posible.

Analiza lo siguiente: tú eres quien percibe y siente. ¿Cómo sabes que los demás perciben y sienten? ¿Cómo sabes que no es imaginación tuya? La única prueba real que tienes es que tú lo haces. Lo demás es un sueño. Partiendo de allí, tú eres el protagonista de tu película. Los demás son sólo personajes.

Esta posición podría parecer muy narcisista, pero es tu realidad. Por lo tanto, es tu mundo y, como en los sueños, tú lo haces. Créelo fielmente. Con esto en mente, comienza a cambiar todo en tu película, empezando por tu actitud frente a ella. Es un juego.

¿Cómo cambiar a una actitud positiva?

Una vez que hayas internalizado esa idea, vamos a cambiar el guión de nuestra película. Para ello, hay que cambiar las características emocionales y actitudinales del protagonista que eres tú.

La pregunta es pertinente: ¿cómo cambiar a una actitud positiva?

Existen infinidad de ejercicios para ser positivo. Muchos son los consejos que encontrarás tanto en la red como en tu entorno. Uno de ellos tiene que ver con la manera de ver las cosas aparentemente negativas que te ocurren. La idea es ver todo positivo.

Ya escucho a muchos preguntar con cierta indignación: “¿Es bueno que mi esposo me engañe? ¿Es positivo perder mi casa? ¿Es positiva la muerte de alguien que amo? ¿Debo ser positiva siempre?”.

La respuesta es: sí. Recuerda, es tu película. Y una película sin nudos que desatar, sin emociones y llantos, seguro no la queremos ver.

¿Cuáles son las películas que más nos entusiasman? Generalmente, las de suspenso, las de terror, aventuras fuertes, con muertes inesperadas, asesinos, secretos que descubrir aunque sean terribles… Así es tu película y tú la protagonizas.

Todo lo que en ella sucede es positivo para la trama. Acostúmbrate, entonces, a ver todo de manera positiva.

Ahora bien, lo cierto es que debemos solucionar entuertos en nuestra vida, sino la película podría terminar antes de tiempo por el caos que se presentaría.

Si tenemos frente a nosotros un problema, luego de recordar que es parte de tu película, obsérvalo con calma y date cuenta de que ese problema tiene en alguna parte una solución. Búscala. Eso naturalmente te aleja de los pensamientos negativos.

Si no se resuelve fácilmente, no te quejes. La queja es negativa. Más bien, busca su lado gracioso (seguro lo tiene). Puedes decidir, en ese sentido, que tu película es tragicómica. Verás que soltarás algunas risitas.

Las cosas no son nunca tan graves como parecen. Obsérvalas como algo nuevo, diferente. No las etiquetes de “malas” o “negativas”. Pregúntate: ¿Qué es lo peor que me puede pasar? Y verás que, en realidad, el gran problema pasa a ser un pequeño inconveniente.

¿Cómo ser una persona optimista y positiva?

Otra de las estrategias que se recomiendan es hacer aquello que te gusta. Pero para quien escribe este artículo, resulta más efectivo hacer que todas las cosas te gusten. ¿Cómo lograr eso? ¿Cómo ser positiva y feliz en todo lo que hago?, te preguntarás.

Es simple: observa detalladamente lo que estás haciendo paso por paso. Así, lavar platos o barrer, por ejemplo, resultarán una aventura increíble. Sólo observa atentamente cómo tomas la escoba y la pasas por el piso. Es mágico. Pero no dejes que tu mente intervenga con juicios.

Sólo hazlo y observa. Esto, indiscutiblemente, hará que te guste lo que haces. Puede ser útil repetir mentalmente frases como: “estoy barriendo”, o “Agarro un plato, agarro la esponja, lavo el plato…”. Esto ayudará a que tu mente se concentre en el acto y silencie los pensamientos.

Si te gusta lo que haces y, también, haces lo que te gusta, pues todo te gustará y estarás más contento. Y, al estar más contento, serás más positivo. Ser positivo funciona.

Igualmente, el agradecimiento es fundamental en este intento por ser optimista y positivo. ¿Por qué? Pues, porque estar agradecido por todo absolutamente, hace que sientas que las cosas van bien, que tienes abundancia. Y eso, a su vez, te adentra en el optimismo.

Pero debes intentar sentir el agradecimiento realmente. Aunque no estés muy convencido, busca el sentimiento. Y hay más, según aconsejan algunos, debes agradecer incluso las cosas que no te parecen tan buenas. Hazlo como un juego y diviértete.

Por ejemplo, se fue la energía eléctrica en tu casa. Tú deberías decir en voz alta si es posible e intentando demostrar alegría: “¡Gracias, Diosito, por quitar la luz, eso era lo que necesitaba!”, seguido de aplausos y gritos de alegría. Es un juego, pero es muy útil.

Entonces, cómo ser una persona optimista y positiva: sintiéndote feliz con lo que haces y con lo que tienes.

¿Y cómo ser feliz? Bueno… es tan simple como decidirlo. Ser feliz y sentirlo. Si te concentras en tu cuerpo y sus sensaciones, te darás cuenta de que la felicidad se siente en tu cuerpo, cerca del corazón. Ubícala. Al sentirla, hazla crecer. Es un trabajo que requiere relajación y silencio de pensamientos. Es meditación.

Eso es bastante espiritual. Pero si quieres ser más terrenal por ahora, practica a sentirte feliz tomando conciencia de las áreas en las que te consideras muy bueno. Eres excelente. Las cosas no son tan malas como creías.

Otra estrategia muy terrenal que puedes anotar en la lista para ser feliz y, por ello, optimista y positivo es tener experiencias nuevas, diferentes a lo que hasta ahora hayas vivido. Inicia un curso de idioma chino y aprende su escritura. Inscríbete en la Legión Extranjera. Sube al Everest.

Bueno, quizás estemos exagerando… pero haz cosas por el estilo. Eso te llenará de vida, no importa si tienes 15 o 105 años de edad (la edad es otra ilusión de este sueño que te inventaste, donde sueñas que estás leyendo esto).

¿Cómo hacer para pensar en positivo?

El pensamiento es algo serio. Por eso, mejor es no pensar en absoluto. Ni negativo ni positivo.

Esto no es posible. El pensamiento es un reflejo atormentador o feliz de nuestros sentimientos, emociones y actitudes frente a la vida. Por eso se dice que son poderosos. En realidad, lo poderoso es lo que los hace expresarse. Entonces, más que en los pensamientos, debemos enfocarnos en los sentimientos.

Sin embargo, observando los pensamientos estaríamos usando un instrumento para el diagnóstico de nuestras emociones que son las verdaderas creadoras de esta película de suspenso o terror (que debemos transformar en tragicomedia ¿recuerdas?).

No significa que debemos combatirlos como si fuesen nuestros enemigos, no. Ellos son expresiones de un niño temeroso: busca e-books de Michael Brown, él lo explica muy bien y te propone interesantes ejercicios. En la red existe infinidad de ejercicios mentales para ser positivo.

Los pensamientos, como parte de nuestro ego, deben ser observados con cariño, sean positivos o negativos: lee a Eckhart Tolle, a estas alturas deberías conocerlo.

Pero esta sección trata sobre cómo hacer para pensar en positivo y de eso hablaremos, no sin antes mencionar que, la mente sin pensamientos y alerta es la que va a permitir la conexión con nuestro centro de felicidad y, por lo tanto, es lo positivo, lo optimista, lo deseable.

Sea como sea, no negaremos que cambiar los negativos por los positivos ya significan mucho en este gran “espejo” que es tu mundo (te recomendamos el Transurfing del autor Vadim Zeland, excelente explicación de tu mundo como un espejo de lo que sientes).

En ese “gallinero” que es tu mente, el ruido de todos los pensamientos aturde y, gran parte de ellos son negativos: sobre ti mismo, sobre la situación que enfrentas, sobre los demás. Entonces, ¿cómo hacer para pensar en positivo?

Nuevamente, observa tus pensamientos. ¿Qué dicen? ¿Algo malo? ¿Por qué? ¿De dónde viene ese sentimiento? Ah, tienes un sentimiento detrás de ellos. Entonces, siéntelo. Pero siéntelo bien. Siéntelo fuerte. ¿En qué parte del cuerpo está? Ubícalo y siéntelo al máximo.

La sensación que sentirás luego de esto es que ese sentimiento desaparecerá: es el poder de la observación. Eso está relacionado con la luz. Al observarlo, estás poniendo luz sobre ellos y esto los hace desaparecer. Sin odios, sin resistencia tuya.

¿Usar afirmaciones positivas? Ser positivo frases, sí. Son útiles siempre y cuando las sientas realmente. Si no hay sentimiento, es sólo una charla más.

Hay quienes insisten en que te alejes de personas cuyo pensamiento es negativo, ya que te contagian la negatividad. Nosotros decimos que, si te la contagian es porque tú lo permites.

No huyas de ellos, eso sería miedo y el miedo no es positivo. Son niños inocentes. Quédate con ellos y ríete de la situación. Contágiales con tu alegría.

No tengas expectativas, no esperes nada. Dale la bienvenida a todo lo que aparezca en esta película. Trata de practicar la presencia y disfruta el camino.

Finalmente, siéntate en la butaca del cine y observa esta hermosa e interesante representación. Tu película está nominada al Oscar por su excelente guión. Relájate y suelta una carcajada.

Otros Artículos De Interés