Cómo terraformar la luna
Valora este artículo

El termino terraformacion se puede definir en dos conceptos; uno popular y otro científico. Para entender que quieren decir con Terraformar la luna, primero se debe saber que se quiere decir con esto: pues bien terraformar se refiere a acondicionar en este caso la luna para recrear las condiciones de vida que se tienen en el planeta tierra y así se pueda habitar y poblar en un futuro. Pero no solo se puede hacer en la luna, también se viene estudiando la posibilidad de hacerlo en otros satélites o planetas.

Esto viene a ser el concepto popular. El concepto científico se expresa así: son las formas hipotéticas de procedimientos, para tratar de asemejar las condiciones vitales que se necesitan para que los seres humanos sobrevivan fuera de la tierra en un planeta o satélite natural el cual ha sido modificado. Esta terminología fue usada por primera vez en el cuento de ciencia y ficción de Jack Williamson, el cual lleva el título “Órbita de colisión” en 1949.

Pero 1930 en una obra teatral de corte de ciencia ficción del escritor inglès Olaf Stapledon, se hizo una descripción de como el hombre lograba Terraformar venus, después de que sus habitantes lo trataran de destruir y lo deshabitaron. Claro para la época esa palabra no existía y solo recrearon el suceso sin mencionar ningún nombre para la acción.

¿Qué es terraformar?

Esta palabra se refiere a un procedimiento científico un poco irrealista y fantasioso, ya que pretende transformar la luna y algunos planetas con las condiciones de vida apta para los seres humanos. Estas condiciones serian oxígeno, agua potable y alimentos mediante el sembrado de plantas alimenticias. Es algo un poco increíble que se pueda algún día contar, que en esos lugares la vida sea posible así como lo es en la tierra.

Terraformar martes y la luna son los posibles lugares que según algunos científicos, dentro de los cuales están: Carl Sagan, quien desde 1973 persigue esta idea luego de que publicara un artículo en la revista Icarus donde indicaba que se podía alterar la atmosfera de Marte para lograr que los seres humanos lo habitaran exitosamente. Luego en 1976 Joel Levine organizó la primera conferencia sobre terraformaciòn, expresando en esa conferencia que este procedimiento era posible en Marte.

El termino terraformar es muy utilizado en películas, series y novelas de ciencia ficción. El mismo adoptado por escritores de este género desde 1949 cuando apareció en la publicación de Jack Williamson. A partir de ese momento empezó a sonar con mucha fuerza esta palabra dentro del mundo literario, cinematográfico y novelesco de ciencia ficción.

¿Se puede terraformar la luna?

A la interrogante de si Se puede terraformar la luna, son muchas las respuestas pero como se espera en un caso tan polémico hay mucha controversia al respecto. Algunos científicos afirman con convicción que si es posible la terraformación de la luna, después de acondicionarla con las condiciones óptimas para el desarrollo de la vida humana. En cambio muchos otros dicen que no es posible, ya que la luna tiene una superficie muy pequeña y ninguna atmosfera podrá ser aceptada por su poca gravedad.

En sí el reto fue lanzado y han sido muchos los interesados en ser parte de este proyecto, sobre todo los que tienen los recursos monetarios para realizarlo ya que es muy costoso este proyecto por lo ambicioso de sus pretensiones, lo que lo hace muy riesgoso también y no solo en el sector financiero sino también en lo personal, ya que nadie puede asegurar un éxito completo y duradero del proyecto una vez haya concluido y se haya llevado a cabo.

Dentro de todas las posibles consecuencias están que si no se desarrolla una buena y óptima atmosfera; el frio de la luna matará inmediatamente a las personas que estén en su superficie. También otro factor es el agua que si no hay suficiente oxigeno no se podrá producir, siendo este un elemento fundamental para la vida humana. Y así hay muchos otros factores que no hacen posible pensar en la posibilidad de vida humana en la luna, así hayan hecho su mejor esfuerzo en Como terraformar la luna.

¿Por qué hacerlo o no hacerlo?

Las razones para ni siquiera intentar terraformar la luna son mucho más valederas y tienen más peso, que las que se inclinan hacia si hacerlo. Seguir disfrutando la visión de una luna bella en el cielo sin tener el temor de que algo pueda acabar con ella, es una de las razones que tienen mucho peso en las personas. También seguir beneficiándose de las distintas fases de la luna, es algo que no tiene precio.

Y muchos concuerdan en que el hombre es naturalmente un agente contaminante y destructivo, y esto lo demuestra el hecho de cómo se comporta en su casa natal el planeta tierra. Entonces ¿no puede hacer lo mismo con la luna? En todos los años que el hombre tiene habitando la tierra, ha destruido sus bosques y eso que los necesita para generar oxigeno de igual de forma lo ha hecho con los mares, océanos, ríos y lagos que son los que le dan el agua que lo mantiene vivo.

Nadie puede dar buenas razones para intentar terraformar la luna, además en ella no suficiente espacio geográfico para una cantidad grande de personas, por lo que una repoblación es impensable así que solo podrán vivir en la luna de darse en la más remota posibilidad, solo los pocos que lleguen a su superficie. Y si se siguen buscando más razones solo se encontrarán aquellas que no apoyan ese loco proyecto.

Para tratar de frenar que todo el que tenga ideas y recursos para terraformar la luna aunque sea lo intente, algunos hombres sensatos y con el poder suficiente han acordado en organizaciones mundiales tratados que regulan el desarrollo de experimentos que involucren viajes al espacio exterior específicamente a la luna. Estos reglamentos tienen base legal y tienen el respaldo de organizaciones a nivel mundial.

Algunas como la Comunidad Internacional en el Tratado del Espacio Exterior de 1967 y el Acuerdo sobre la Luna de 1979 con vigencia actualmente, son quienes velan porque estos tratados y acuerdos se respeten a cabalidad y ningún organismo puede hacer expediciones o viajes sin la debida autorización de ellos.

Otros Artículos De Interés