Cuentos de relajación
Valora este artículo

El estrés y los nervios son dos constantes en nuestro día a día, cada vez es más habitual ver a personas que están muy estresadas o que incluso sufren con regularidad ataques de ansiedad. Esto lo único que logra es que al final tengan que acudir al médico para que les receten antidepresivos y relajantes musculares.

Algo que por desgracia en la gran mayoría de casos lo único que hace es empeorar la situación, y es que acudir al médico es importante, pero todo lo que podamos hacer para sentirnos mejor y que no implique una fuerte meditación, es algo que merece la pena probar.

Por ello en esta ocasión te vamos a dejar a continuación cuentos de relajación con los que vas a poder sentirte mejor sin necesidad de pastillas y sin tener que sufrir efectos secundarios.

¿Para qué sirven los textos para relajarse?

En primer lugar, vamos a hablar de los beneficios que vamos a obtener gracias a estos textos para relajarse, y es que no solamente van a calmar tus nervios de forma puntual, si no que sus beneficios van a ir mucho más allá.

Y es que muchas veces no nos damos cuenta de los efectos negativos que el estrés tiene en nuestra vida diaria, y si pasa mucho tiempo sin que lo solucionemos, será normal observar cómo nuestro carácter va cambiando, como nos vamos volviendo personas mucho más hurañas y retraídas.

Eso es algo que nadie quiere, no queremos ver cómo las personas a las que queremos se van alejando de nosotros simplemente porque no hemos sido capaces de controlar o gestionar nuestra ansiedad.

Y no solo eso, si no que esto cobra un papel fundamental en los niños, porque para ellos, sufrir nervios o estar intranquilos puede tener repercusiones mucho más importantes que las que puede tener en nosotros.
Por ello, si tienes un niño al que le cuesta dormir o que está nervioso por algo, también los cuentos de relajación pueden ser una gran solución que les va a hacer sentir mucho mejor.

Verás como si les das una oportunidad a estos textos y dejas que te vayan relajando poco a poco, en un tiempo echarás la vista atrás y te darás cuenta de todos los avances que has ido consiguiendo.

Lecturas para relajarse

Los cuentos para poder relajarse pueden parecer cosa de niños, y la verdad es que en cierta manera es así, ya que la gran parte de los cuentos que se escriben y que están enfocados a la relajación, son para los más pequeños de la casa.

Pero por suerte, esto no tiene por qué ser necesariamente así, y es que aunque no te acuerdes, tú también fuiste un niño en algún momento, todos lo hemos sido, y de vez en cuando no está de más acordarse de esa etapa tan feliz de la vida de una persona.

Por ello aunque te parezca absurdo, no dudes en coger uno de tus libros cuando eras pequeño, o un libro para tu hijo que esté enfocado a la relajación, porque lo cierto es que hay muchos libros de este tipo.

Y entonces ponte en un lugar en el que te sientas cómodo y a salvo y comienza a leerlo lentamente, comienza a bucear entre sus páginas, en las palabras y los sonidos que te incitan a dejarte llevar por la calma.

Pero hazlo sin prejuicios, sin pensar en que ese cuento está hecho para niños o que no va a funcionar, ya que de ese modo solo estarás bloqueando todo su poder.

Visualiza todo lo que contiene el cuento de relajación, visualiza sus palabras sus movimientos y sus sonidos, y si quieres, una vez que hayas terminado el cuento, comienza a respirar de forma consciente con los ojos cerrados durante unos minutos.

Mientras estés meditando concéntrate en el aire que entra y sale de tus pulmones y en todo aquello que has podido experimentar mientras leías ese pequeño texto de relajación.

Sorprendentemente descubrirás que ha sido una de las mejores terapias que podrías haber realizado, sencillamente unos cuentos de relajación y todo ello sin tener que tomar ningún tipo de medicamentos, de forma totalmente segura y natural, y además acercándote un poco más al niño interior que llevas dentro y del que nunca nos deberíamos separar demasiado.

Otros Artículos De Interés