Meralgia parestesica: Síntomas y Tratamiento
Valora este artículo

Se entiende por Meralgia parestesica a una enfermedad caracterizada por la sensación de hormigueo, parálisis y ardor en la zona exterior de los muslos, ocasionando mucha sensibilidad en la piel. Esta anomalía se produce debido a la presión en los nervios musculares, lo que ocasiona el poco flujo de la sangre y los síntomas antes descritos. Esta patología puede ser causada debido al uso de prendas de vestir muy ajustadas, a un aumento significativo y repentino de peso o a un traumatismo en la zona de los muslos.

En casos que no son severos se puede conseguir alivio a los síntomas, al usar ropa más holgada y realizando la aplicación de pomadas y compresas tibias en la zona adolorida. Pero si el problema persiste se debe acudir al médico, para que éste evalúe la situación y administre el tratamiento adecuado, el cual puede ser a base de medicamentos antiinflamatorios y en casos extremos realizar una cirugía.

Las causas de sufrir una meralgia parestesica pueden ser varias desde un traumatismo en los muslos, o puede que sea el resultado de obesidad, diabetes mellitus o una lesión en el nervio cutáneo femoral lateral. En cualquier caso los síntomas aparecerán luego de que el nervio haya sufrido una fuerte compresión, pero esto no ocasiona Incapacidad total a la persona, ya que puede usar los miembros afectados aunque con un poco de dolor.

Qué es la meralgia parestesica

La meralgia parestesica o el síndrome de Bernhardt-Roth es cuando por un agente o factor interno o externo, el nervio cutáneo femoral lateral se ve afectado o lesionado. Esto puede ocurrir mediante el uso de ropa o prendas de vestir muy apretadas, que provoquen inflamación del nervio también suelen ocurrir cuando se sufre un trauma a nivel de los muslos o durante el embarazo. La Duración de esta dolencia puede ser de semanas o de meses, todo dependerá de las causas o de la gravedad de la misma.

En la mayoría de los casos esta dolencia se presenta en los muslos de las piernas, aunque no es exclusiva de esta zona. El dolor llega hasta la rodilla lo que puede confundirse con un trastorno de la misma, es por esto que la persona debe acudir al médico para que sea evaluada y le apliquen de manera correcta e inmediata el tratamiento a seguir.

Dentro de las posibles causas están el sobrepeso, la diabetes mellitus, el embarazo, y aunque en muy raros casos la edad también se contempla como un factor de riesgo en esta enfermedad. El rango de este factor está entre los 30 y 60 años, cuando los músculos ya no protegen de manera efectiva los nervios que los componen y se corre mayor riesgo de traumatismos o esguinces.

Síntomas de la meralgia parestesica

Sensibilidad en la zona interior del muslo, rigidez o parálisis total o parcial del músculo, hormigueo o calambres, son algunos de los síntomas que frecuentemente presentan los pacientes a los que se les diagnostica meralgia parestesica. Comúnmente estos molestos síntomas aparecen a un lado del cuerpo y dificultan caminar o estar de pie, si se presentan en los muslos de las piernas. Pero si se presentan en los brazos, los mismos pierden fuerza y no se pueden levantar de los costados.

Otros síntomas son: tener la sensación de dolor como la que provocan las picaduras de abejas, sentir que el dolor se traslada hacia la ingle o hacia los glúteos. Se comienza sintiendo una suave pero dolosa presión en el muslo, la cual al aumentar ocasiona una sensación de ardor lo que sensibiliza la zona al calor local así sea mínimo. En estudios recientes se asocia la meralgia parestesica con otras enfermedades.

En estos casos los tumores renales, han sido los que se han detectado en pacientes que han tenido eventos de meralgia parestesica. También se afirma que cuando una persona ha tenido una intervención donde se le haya aplicado por la ingle alguna inyección, esto puede ocasionarle una meralgia parestesica al correr el tiempo. De igual forma en las exploraciones por vía donde los médicos inyectan una sonda por la ingle, puede que esta invasión ocasione una meralgia parestesica.

Tratamiento meralgia parestesica

En cuanto a Meralgia parestesica tratamiento el mismo varía según el caso y las causas de la aparición de la enfermedad. El médico indicará medicación con antiinflamatorio y analgésicos, así como le aconsejará al paciente modificar sus hábitos en el uso de sus prendas de vestir y su comportamiento, si éste suele estar por mucho tiempo de pie o suele levantar mucho peso.

En algunos casos esta patología conlleva a una Baja laboral, debido a que mientras se le suministra el tratamiento al paciente este deberá permanecer en reposo para recuperar sus movimientos y evitar empeorar su condición. Los masajes ayudan a reducir el dolor pero deben ser indicados por el médico tratante, ya que si se presiona mucho se puede empeorar la condición del nervio y del músculo.

Si se trata de pacientes obesos, los mismos deberán empezar una dieta y una rutina de ejercicios para adelgazar, ya que hasta que no pierdan esos kilos demás no verán buenos resultados con el tratamiento farmacológico. En los casos donde el dolor no es muy intenso, el paciente puede realizar sus actividades alternando los periodos de estar de pie y caminar con descansos entre estos periodos.

Ejercicios para la meralgia parestesica

En la Meralgia parestesica ejercicios que ayuden a disminuir la presión del nervio y la tensión muscular, así como los que dan flexibilidad y fuerza a los músculos son los más apropiados para realizar siguiendo las instrucciones del fisioterapeuta y del médico tratante. Algunos de estos ejercicios son:

  • Cat camel: en este ejercicio se ponen en movimiento los músculos de la columna vertebral así como los extensores lumbares y los músculos abdominales.
  • Estiramiento del cuádriceps: consiste en apoyarse en una pared, doblar la rodilla derecha primero y luego la izquierda o en cualquier orden. Hacer repeticiones por unos 15 minutos.
  • Bridging: aquí se estiran todos los músculos de la espalda, los glúteos y los extensores lumbares.

Antes de realizar cualquier rutina de ejercicios es importante consultar al médico en caso de sufrir de alguna enfermedad o dolencia, o si no se tiene experiencia o no se han realizado anteriormente rutinas de ejercicios es buscar la asesoría de personal capacitado para que indique los mejores ejercicios que no dañen o lesionen los músculos.

Otros Artículos De Interés