Monasterios para meditar
Valora este artículo

En ocasiones, llegan momentos en nuestra vida en los que necesitamos desconectar completamente del mundo, aislarnos y salir del vórtice vertiginoso que gira a nuestro alrededor cada día.

Y es que en la vida pueden ocurrir situaciones o acontecimientos que nos cambien, que nos hagan ver las cosas de un modo totalmente diferente y que hagan que necesitemos de verdad recluirnos para meditar y para pensar en aquellas cosas que realmente merecen la pena.

No son extraños los casos de personas que han vivido una situación que les ha marcado, y que de pronto han cambiado totalmente su vida, de la noche a la mañana, como por ejemplo marcharse a monasterios para meditar. Decisiones que en casi la mayoría de los casos, les han hecho vivir mucho más felices y a gusto con su trayectoria.

Y es que, ¿Qué merece más la pena? Lo material o lo espiritual, lo mundano o lo celestial, el dinero o el amor… Son opciones que hay que plantearse al menos una vez en la vida, porque la sociedad nos va arrastrando poco a poco y sin que nos demos cuenta, a una vida totalmente materialista y vacía.

Hay personas que en algún momento de su vida sí que se dan cuenta de esto, ven que algo está ocurriendo, y que por mucho que gastan, por mucho que compran, no ven que su vida esté más llena ni ven que las cosas cambien a mejor.

Y puede que por eso cada vez se esté poniendo más de moda la práctica de la que vamos a hablar a continuación, irse a vivir a monasterios o conventos de todo tipo con el fin de alejarse totalmente de la sociedad.

Puede parecer algo extraño, pero lo cierto es que se está haciendo, y sin duda es una experiencia que puede cambiarte la vida.

Alojamiento en monasterios budistas

Una de las opciones que más se está popularizando entre las personas valientes que quieren dar un cambio (aunque sea temporal) a su vida, es la de acudir a monasterios budistas y solicitar alojamiento.

Quizá te parezca una locura, sin embargo los monjes budistas no suelen tener ningún tipo de problema a que alguien se les una durante una larga temporada. Son personas hospitalarias y que desde luego van a ayudar en todo lo posible a que encuentres tu verdadera naturaleza.

Eso sí, alojarse en un monasterio budista no es como ir a un hotel sino que hay que trabajar, y mucho.
Hay que formar parte de su comunidad, hay que vivir tal y como ellos lo hacen y eso implica realizar todo tipo de tareas incluso aunque no sean las más agradables.

A cambio te dan un techo bajo el que dormir, comida, compañía, y una gran oportunidad para estar en total tranquilidad y alejado del mundo. Y es que a veces este es el único modo de ver las cosas en perspectiva y desde un punto de vista totalmente diferente al que estamos acostumbrados.

Es cierto que para ir a un monasterio de buda, seguramente tengas que viajar bastante, ya que si acudes al epicentro de esta religión, la experiencia va a ser mucho más intensa, pero tampoco te creas que es la única opción a la que puedes recurrir ya que hay más, como te vamos a contar a continuación.

Vivir en un monasterio o convento

Como ya he comentado, una de las opciones más populares es la de acudir a monasterios budistas para poder estar en soledad y para poder meditar todo el tiempo que quieras, sin embargo no es la única opción recomendable.
Y es que perfectamente puedes sustituir en este caso el budismo por el cristianismo, yendo a un retiro en un monasterio o convento.

En España hay un gran número de localizaciones religiosas, lugares de clausura en los que poder descansar y meditar durante tus horas de aislamiento, porque para conocerte a ti mismo y para ver las cosas de otro modo, a veces basta simplemente con tener tiempo para reflexionar en un sitio en el que los lujos no tienen cabida.

Y aunque evidentemente tiene sus diferencias, ambos tipo de retiro tienen muchas similitudes, y es que ni en monasterios ni conventos te van a poner pegas ya que la hospitalidad es una de sus características, sin embargo vas a tener que trabajar igual que lo hacen ellos, realizando todo tipo de tareas, te gusten o no.

Y por supuesto, todo tipo de contacto con el exterior está prohibido, ni móvil, ni Internet ni nada por el estilo, por lo que dejarás de saber lo que ocurre fuera de esas cuatro paredes, pero sin duda también tiene su encanto.
De hecho más de una persona tras esta experiencia ha decidido quedarse allí a vivir para siempre, porque ha descubierto que es mucho más feliz de ese modo, desapegado por completo de lo material.

Alojamiento en monasterios y conventos en Europa

Y si lo que quieres es también aprovechar para viajar y alejarte todavía más de tu vida diaria, no creas que solo existen monasterios y conventos en España, sino que vas a poder encontrarlos por toda Europa.

Por ello, no dudes en alejarte un poco más para aumentar todavía más la potencia de esta increíble experiencia de ir a monasterios para meditar.
No dejes que el miedo te frene si tienes esta idea rondándote en la mente, porque seguro que no te vas a arrepentir.

Otros Artículos De Interés