Neuralgia de Arnold: Síntomas y tratamiento
Valora este artículo

La Neuralgia de Arnold se caracteriza por un dolor punzante y constante en la parte occipital del cráneo. Esta condición afecta los nervios occipitales produciendo dolores de mediana a aguda intensidad, los cuales pueden tratarse con analgésicos si son moderados y aplicando terapias más agresivas si los dolores son muy fuertes. En todo caso el médico especialista debe realizar una serie de estudios para determinar las causas y atacar rápidamente para aliviar los dolores.

En relación a los síntomas en algunos pacientes se presentan mareos acompañados de vómitos cuando los mismos son de prolongada duración, también pueden presentar dolor punzante en el oído y rigidez en el cuello así como les ocurre a los pacientes que padecen vértigo cervical, por lo que es importante para el médico descartar esta u otra patología con síntomas similares.

Como esta dolencia se asemeja según sus síntomas a otras los estudios son precisos para poder administrar el tratamiento adecuado, en las consultas de emergencia se les administra a los pacientes medicamentos analgésicos y antiinflamatorios para mejorar su condición. En casos más severos se realizan tratamientos más invasivos donde al paciente se le colocan electrodos con descargas eléctricas continuas para eliminar parte del nervio dañado.

Qué es la neuralgia de Arnold

Esta patología afecta los nervios occipitales lo que produce inflamación y dolores que pueden ser de mediana o fuerte intensidad. Estos dolores se localizan desde el cuello hasta la parte occipital de la cabeza, lo que en algunas ocasiones lleva al médico a confundir con otras patologías que presentan síntomas similares a la neuralgia de Arnold.

Algunas de las dolencias que se presentan a nivel del cuello y la cabeza son la migraña; que comienza como un dolor agudo en la cabeza y en casos extremos produce rigidez en el cuello, también la cefalea tensional afecta directamente los nervios, ocasionando dolores punzantes y constantes que requieren tratamiento inmediato con analgésicos y antiinflamatorios.

En los casos donde los fármacos no causan el efecto inmediato deseado, el especialista recurrirá a técnicas o métodos más agresivos e invasivos para aliviar los dolores y los malestares que éstos provocan. Pero es importante que para realizar estos tratamientos el médico tenga la certeza de que se trata de la neuralgia de Arnold, por ser esta anomalía muy parecida a otras.

Síntomas de la neuralgia de arnold

Como principales Neuralgia de Arnold síntomas se tiene el dolor punzante en la zona occipital del cráneo, el mismo puede ser de baja, mediana o alta intensidad causando hipersensibilidad en la zona, además se presentan en la Neuralgia de Arnold mareos y vómitos si el mareo es prolongado. También se presentan casos donde el paciente expresa rigidez en el cuello y dolor o molestia en los oídos debido a que los nervios óticos se ven afectados o por repercusión del dolor de cabeza.

Es frecuente también que los pacientes presenten dolor en la frente y en los ojos, así como también gran sensibilidad en el cuero cabelludo. Son muchas las enfermedades que pueden desarrollar una neuralgia de este tipo, lo que confunde al médico y debe realizar varios estudios para descartar así como para administrar el tratamiento adecuado.

Algunas de estas enfermedades son: tensión muscular, vértigo cervical, diabetes mellitus, artritis o alguna afección de los nervios en cualquier parte del cuerpo. Una neuralgia es un dolor moderado o agudo en los nervios, esta condición se produce al inflamarse los nervios o al atrofiarse. El nombre de esta patología se le debe al médico suizo Julius Arnold, que fue el primero en descubrir esta dolencia.

Como se cura la neuralgia de arnold

Para administrar un tratamiento efectivo el médico debe realizar estudios para determinar Neuralgia de Arnold diagnostico con el fin de asegurarse que se trata de esta patología. La Neuralgia de Arnold se cura aplicando el tratamiento adecuado así como realizando ejercicios de rehabilitación que ayuden a reducir el estrés que los dolores producen. En casos severos se recurre a la cirugía donde se extirpa parte del nervio occipital.

También se puede aplicar un Tratamiento natural a través de la Alimentación, consumiendo alimentos e infusiones que ayuden a desinflamar los nervios o a calmar los dolores, algunas de estas infusiones pueden ser: té de valeriana con naranja, té de orégano y té de hojas de naranja. Estas infusiones aportan elementos sedantes y relajantes que ayudan al paciente a reducir la ansiedad y el estrés causado por los dolores.

Otro método muy efectivo es aplicar Masaje de manera suave en la zona occipital, esto cuando ya se tiene un diagnóstico y se está administrando un tratamiento farmacológico. Si al administrar diferentes analgésicos y antiinflamatorios el paciente no tiene una mejoría, el médico puede aplicar un tratamiento invasivo mediante Infiltración donde se le administrará directamente en el nervio el sedante al paciente.

Algunos médicos recurren a colocar calor local en la zona donde el paciente siente dolor, o en la parte posterior del cuello donde hay una gran cantidad de nervios. También el uso de la acupuntura beneficia a los pacientes con neuralgias, así como las fisioterapias y ejercicios donde se hagan movimientos del cuello para relajar la tensión. Si el paciente ha probado varias alternativas y no mejora, el médico puede colocarle inyecciones de cortisona.

La frecuencia con la que se presentan casos de neuralgia de Arnold estadísticamente no son muy altas, esto debido a que habitualmente se suelen confundir los síntomas con otras dolencias y enfermedades por lo que no se hacen registros de casos de neuralgia de Arnold como tal. Estudios revelan que esta dolencia es más común en mujeres que en hombres y que su aparición está comprendida a partir de los 52 años, y dan como causa frecuente traumatismos en el cuello o traumas en la cabeza.

Esta dolencia puede causar incapacidad en el paciente, por lo que se aconseja el cese de sus actividades habituales mientras se administra el tratamiento y el mismo rinde resultados positivos. Aunque esta dolencia puede ser recurrente se aconseja a quienes la han padecido tomar algunas prevenciones para evitar su reaparición, algunas de éstas son: dormir boca abajo, no hablar por tiempo muy prolongado por teléfono agarrando el aparato con la mandíbula y el hombro y procurar no llevar mucho peso en la espalda.

Otros Artículos De Interés