Pie de Atleta tratamiento casero
Valora este artículo

El pie de atleta, es una infección, en los pies provocada, por hongos. Médicamente, es denominada: tiña podal. La tiña podal, pie de atleta, mazamorra, se origina, cuando cierto tipo de hongos, se expanden sobre la piel, de los pies. Estos mismos hongos, también puede afectar, otras partes del cuerpo. Sin embargo, los pies, son los más sensibles y propensos a infectarse, sobre todo, entre los dedos de los pies.

El pie de atleta, es el tipo más usual, de infecciones por tiña. El hongo, progresa en zonas cálidas y húmedas. El peligro, de contraer esta afección, se agranda cuando: se usa calzado cerrado, especialmente, si está recubierto, con plástico, si se mantienen,  los pies húmedos, durante espacios prolongados de tiempo, mucha transpiración,  tener una lesión menor, en la piel o las uñas.

El pie de atleta, es altamente contagioso. Se puede transmitir, por contacto directo, o por el uso de artículos tales como: zapatos, calcetines y en superficies de duchas o piscinas. Los remedios caseros, pueden ser; pie de atleta solucion definitiva y efectiva, en la cura de esta afección; se prepara, una cataplasma, con un diente de ajo machacado, una cucharada de aceite de almendras, y una hoja de llantén fresco.

Otro remedio casero es, para el pie de atleta leve, se remojan los pies, en una solución, hecha con dos cucharadas de sal, y medio litro de agua caliente, se puede agregar, un poco de agua oxigenada para pie de atleta, para desinfectar los pies. Al sacar los pies del agua, se secan muy bien, sobre todo, entre los dedos, se aplica una crema antimicótica, de amplio espectro, o una cataplasma de ajo.

¿Cuál es la cura para el pie de atleta?

     Para el pie de atleta tratamiento farmacologico, la aplicación por  primera vez, cuando se presenta esta infección; se suele usar un antimicótico, por vía tópica, puede ser, en polvo o en crema. Normalmente, estos medicamentos contienen: clotrimazol, miconazol o tolnaftato, se aconseja que, el tratamiento se continúe, por una o dos semanas, después de la desaparición, de la infección, para evitar recaídas.

Se ha comprobado que en el 65%, de los casos la infección, no desaparece por completo, hay evidencias en pie de atleta fotos, en folletos instructivos, donde se observa, que vuelve a reaparecer, en menos de dos años. En estas recaídas, se emplean antimicóticos, tanto por vía oral, como tópica.

Actualmente, se recomienda la aplicación de Bifonazol, con sólo una aplicación diaria, en el pie de atleta crema antimicótica, durante tres semanas, se ha logrado la curación, en niveles superiores al 90%, de los casos.

En algunas ocasiones, las infecciones producidas por hongos, dan origen a una infección secundaria por bacterias, y para tratarlas, se deben administrar antibióticos. El uso de jabones con sulfato de selenio, para lavarse los pies, no es recomendable, si los pies presentan, heridas abiertas.

En los casos de infecciones con supuración purulenta: formas inflamatorias y ulcerosas, se recomienda realizar, baños de pies, con permanganato de potasio diluido en agua, una o dos veces al día. Es necesario, prestar mucha atención al aseo personal, para no beneficiar la propagación de los hongos, ya que algunas acciones, se consideran, como factores de riesgo, que facilitan la extensión y prolongación, de la infección.

¿Cómo se quita el pie de atleta?

     Es importante ser constante, con la administración del tratamiento, aplicando las dosis indicadas diariamente, así como prolongar, por el tiempo necesario estipulado por el médico. Si a simple vista, no se observa la infección, no retirar el tratamiento abruptamente, sin la autorización del médico. Se debe aplicar en ambos pies, puesto que aunque los síntomas, se hayan mostrado, solo en uno, la probabilidad, que el otro también esté infectado, es alta.

Generalmente, el pie de atleta, tiene un pronóstico favorable, aunque se generen algunas lesiones, desde leves hasta graves. Esto implica, que la infección se pueda prolongar, por poco o mucho tiempo, alargándose bastante, el tratamiento en algunos casos.

Ayuda la aplicación de remedios caseros; se prepara una pasta, de bicarbonato de sodio y agua. Después de lavarse y secarse muy bien los pies, se aplica esta mezcla, entre los dedos de los pies, y en las zonas afectadas, por los hongos. Se deja secar totalmente, se enjuaga, y secan muy bien los pies. Aplicando, diariamente este remedio, se detiene efectivamente, la reproducción de los hongos.

¿Cómo quitar el hongo en los pies?

     La infección por hongos en los pies, es muy contagiosa, se contagia fácilmente, a través del contacto directo, o por contacto con artículos infectados. En el pie de atleta síntomas más evidentes son: piel enrojecida, mucha comezón, ardor, quemazón, ampollas purulentas o se forman granos. Si el hongo, avanza hacia las uñas, puede presentar decoloración, engrosamiento, e incluso se pueden desmoronar.

El aceite del árbol de té, es antifúngico. Se mezclan partes iguales; de aceite de oliva y aceite del árbol de té, y se aplica en la parte afectada, dos veces al día. No se recomienda, el uso del aceite del árbol de té, en varones en pleno desarrollo. Poner los zapatos al sol, beneficia la eliminación, del mal olor y la humedad, dejar los zapatos al aire libre, por unos cuantos minutos, antes de usarlos, preferiblemente, en una área asoleada.

Con piña y maicena, se eliminan, los hongos en los pies. Se vierte, jugo de piña, en un recipiente, y se meten los pies o las uñas. Se dejan en remojo, por una hora. Se secan, luego se espolvorea maicena, sobre la parte afectada. Se repite, todos los días, hasta obtener resultados. El aceite de lavanda, es un otro antifúngico natural. se frotan los pies, con aceite de lavanda.

¿Qué es bueno para la mazamorra en los pies?

     Muchas personas, pueden padecer una infección fúngica, incómoda y mal oliente: el pie de atleta o mazamorra. Esta infección, altamente contagiosa, el pie de atleta causas de contagio, más comunes; se puede adquirir en un baño, un vestidor público, o alrededor de una piscina.

Otro tipo común de contagio, es a través de manos y uñas contaminadas; las personas se rascan, y no se lavan las manos ni se limpian las uñas, y aunque habitualmente se desarrolla en los pies y, particularmente, entre los dedos de los pies, se pueden infectar, otras áreas del cuerpo.

El pie de atleta o mazamorra, es un  tipo de salpullido, en la piel del pie, debido a una infección por hongos. Hay tres tipos distintos: la infección entre los dedos, la piel se desprende, se descarara y agrieta; la tipo mocasín, que engruesa y agrieta la piel de la planta del pie y el talón, al igual que ataca las uñas; y la tipo vesicular, que empieza con burbujas, llenas de líquido purulento, debajo de la piel.

Existen muchas: cremas, talcos, ungüentos, pomadas y soluciones medicadas, para tratar, el pie de atleta o mazamorra, mezclar a partes iguales; agua y vinagre de manzana, empapar un algodón, y colocarlo sobre el área afectada, da un excelente beneficio. Otro efectivo método, es sumergir los pies, en un recipiente, con agua y vinagre de manzana.

Los pies deben estar limpios y secos, antes de aplicarse este remedio. Se repite, una o dos veces al día, hasta eliminar los hongos. Los resultados, de este remedio, se observan en una o dos semanas. El vinagre de manzana, alivia la molesta y desesperante, picazón causada por el pie de atleta.

Tratamiento casero para el pie de atleta

Prevenir es curarse en salud, por eso: 1) mantener los pies limpios y secos, especialmente entre los dedos, lavarse los pies con agua y jabón, secar el área con mucho cuidado y completamente, tratar de hacer esta rutina, por lo menos dos veces al día. 2) usar calcetines limpios, preferiblemente de algodón, y cambiarlos frecuentemente, para mantener los pies secos.

3) cuando se vaya a duchas o piscinas públicas, siempre usar sandalias. Espolvorear los zapatos, y los pies con maicena, para mantener, los pies secos, durante el día. 4) Evitar usar zapatos de plástico, y sin ventilación. Si se tiene una erupción cutánea, en el o los pies, y no mejora o más bien empeora, después de haber seguido el cuidado necesario, se debe consultar al médico.

Consultar al médico especialista, un podólogo, que trata los problemas del pie, y se ocupa del cuidado, y su relación con el resto del cuerpo. El podólogo, es un profesional autónomo, en contraste; con enfermeros y fisioterapeutas, administran tratamientos, siempre bajo prescripción médica. Se debe consultar de inmediato, si se nota enrojecimiento excesivo, inflamación, secreción y fiebre, o si se padece de diabetes y se sospecha, tener pie de atleta.

Otros Artículos De Interés