Qué es la Risoterapia
Valora este artículo

¿Sabías que tan sólo con reírte puedes mejorar tu estado de salud? Según las investigaciones, cuando te ríes tu cuerpo genera una sustancia que ayuda a combatir ciertas enfermedades. Sigue leyendo, porque la risa podría ser una magnífica terapia.

En este artículo te introducirás en el mundo de la risa, enterándote de qué es la risoterapia y qué efectos tiene en tu cuerpo y en tu estado de ánimo.

¿Para qué sirve la risoterapia?

Entender qué es la risoterapia implica comprender para qué sirve.

Para su definición, unos la consideran terapia, otros insisten en calificarla como una estrategia o una suerte de técnica. Lo cierto es que cumple una interesante función: sanar tu cuerpo y tu alma a través de una buena carcajada.

Desde la Edad Media ya se conocía los buenos efectos de la risa para, por ejemplo, una mejor digestión. Más adelante, se la reconoció como complemento para ayudar a pacientes con enfermedades mentales. A lo largo de la historia fue recomendada como método terapéutico para el bienestar y la salud psicológica.

No es nuevo. Lo novedoso es que se haya constituido como un sistema, llámese terapia, estrategia o técnica, que estimula a que surja la risa, poderoso influyente sobre nuestro cuerpo que lo predispone hacia su curación. Y el método es fundamentalmente grupal, ya que se ha demostrado que en grupo se ríe mejor.

Por otra parte y según algunos estudios y prácticas grupales, con la risoterapia se busca y, eventualmente, se lograría eliminar ciertos bloqueos emocionales que a través de la risa se liberarían.

Risoterapia ejercicios

Lo ideal, en este punto, sería que asistieras a un taller de risoterapia. Eso te daría las bases para practicarla con tu propio grupo o tu familia. Pero, mientras tanto, veamos qué es la risoterapia en la práctica.

Básicamente consistiría en propiciar, a través de juegos, bailes y masajes grupales, una risa continua y contagiosa. Aunque, bien se ha dicho que “es más fácil hacer llorar que hacer reír”. La risoterapia tiene sus técnicas. Estas pueden realizarse de manera grupal o individualmente en casa.

Veamos algunos ejercicios, si bien existe una gran variedad que pueden ser descargados como risoterapia en pdf y risoterapia videos.

Uno de los ejercicios efectivos para iniciar una sesión de risa es La Mueca.

El grupo presente se coloca en círculo. Uno de los participantes inicia el juego, haciendo una mueca ridícula con el rostro a su compañero de la derecha. Éste a su vez le presenta otra mueca, algo más graciosa a su respectivo vecino. Así, de uno en uno debe intentar provocar la risa de su compañero inmediato.

El siguiente ejercicio puede hacerse en grupo o en solitario.

Consiste en colocarse en puntas de pie, alzar los brazos y reír fuertemente con la “Ja”. Luego, bajar los brazos, volver a una posición normal. Repetir con las sílabas siguientes, es decir: “Je”, luego “Ji”, “Jo” y “Ju”.

Una variante de este ejercicio de risoterapia es el llamado Respirar para reír, especialmente recomendado para aquellos momentos de estrés o con cierta depresión.

Consiste en colocarse firmemente de pie, hombros y rostro relajados. Sonríe. No importa si la sonrisa es falsa. Una estrategia es recordar algo gracioso. Luego, respira profundamente y, al exhalar, pronuncia la sílaba “Ja”. Repítelo varias veces. Después vuelve con las sílabas siguientes: “Je”, “Ji”, “Jo” y “Ju”.

El resultado de este ejercicio es que tu estado de ánimo cambiará y te sentirás más feliz. La idea es “hacer como que estuviésemos muy alegres” y… mágicamente, la alegría llega en verdad.

Qué es la risoterapia y sus beneficios

Como lo explicamos anteriormente refiriéndonos a su definición, la risoterapia es una técnica  cuya principal herramienta es la risa, la cual produce una sensación de bienestar que, a su vez, logra resultados beneficiosos tanto físicos como emocionales.

Se ha comprobado científicamente que la sensación de malestar de aquellas personas que ríen poco o nada, es uno de los factores que desencadena o agrava enfermedades de cualquier índole y que, en contraparte, con solo practicar la risa, nuestro sistema inmune se ve fortalecido.

A través de la risa, nuestro cerebro libera unas sustancias llamadas endorfinas y serotoninas, responsables de estados de ánimo positivos y de bienestar. El bienestar, está comprobado, aumenta las defensas naturales del cuerpo. Por lo tanto, si reímos no nos enfermamos y si estamos enfermos, sanamos. Así de simple.

Con esta base trabaja la risoterapia.

Por otra parte, esta técnica se caracteriza básicamente en sesiones grupales. ¿Por qué? Los especialistas explican que en grupo es más fácil provocar la risa ya que ésta es contagiosa.

Entre los beneficios de practicar la risoterapia que mencionan los expertos, muchos tienen que ver con el ritmo cardiaco, ya que mejora sustancialmente la circulación sanguínea. Así mismo, al combatir el estrés, como consecuencia elimina intranquilidad y el insomnio.

Bien es sabido que el malestar emocional genera problemas gástricos. La risoterapia, por lo tanto, ayudaría a mejorar el funcionamiento del aparato digestivo, relajando todos los músculos del cuerpo.

Otro de los beneficios que mencionan los expertos tiene que ver con la quema de calorías, ya que la risa provoca el movimiento de aproximadamente 400 músculos lo cual es equivalente a 10 minutos de ejercicios.

Finalmente, al practicar la risoterapia estaríamos previniendo eficientemente la depresión y esto nos lleva a enfrentar el día a día con mayor optimismo.

Cómo hacer risoterapia en casa

Luego de conocer algunos beneficios que nos trae el tan solo reír, concluimos que la práctica de la risoterapia no debe circunscribirse a un espacio específico ni a ciertas horas programadas. La risa debe ser parte constante de nuestras vidas.

Es así como te invitamos a que practiques algunos ejercicios de esta interesante técnica, a cualquier hora, en tu propia casa y convertirla en un hábito, con o sin amigos y familiares, aunque se recomienda el trabajo grupal por el ya mencionado contagio.

¿Pero cómo hacer risoterapia en casa? Los especialistas dan algunos consejos para la realización de ejercicios caseros, con el fin de aprovechar mejor el espacio y el tiempo. Por ejemplo, que el espacio que utilizaremos sea amplio y despejado, y los ejercicios o juegos incluyan contacto físico entre los participantes.

Con esta base, dicen, cualquier juego que provoque diversión como jugar a no dejar caer un globo en el suelo sin utilizar las manos, es suficiente para generar risa y alegría, lo cual ya de por sí sería una terapia excelente. Partiendo de allí, cualquier variante utilizando la creatividad es perfectamente válida.

Juegos como contar en familia un problema que nos aqueja, pero con la lengua afuera, es muy recomendado y genera muchísima risa en los presentes, según explican los conocedores de esta práctica. Y el simple acto de hacer cosquillas sería suficiente para romper con una situación demasiado seria.

Algo tan sencillo como los juegos infantiles de caminar hacia atrás o dando saltitos, cosas que los “adultos” ya no hacemos, provoca un estado de felicidad fuera de lo normal y, aunque juego solitario, muy eficaz como introducción a una buena sesión familiar de risoterapia.

Solitariamente también podríamos hacer gestos graciosos frente al espejo y, simplemente, reír. Acuéstate en el piso y practica risas diferentes, con distintos tonos, modulaciones y sílabas. Reír por nada y reír de todo.

Así lo aconseja muy explícitamente Vadim Zeland, autor de la serie de libros “Transurfing”, donde aconseja alegrarse de las derrotas de manera expresiva y elocuente hasta llegar a la risa. O, si estamos muy molestos, expresarlo de manera ridícula y exagerada. Esto, según él, hará que nuestra línea de vida cambie radicalmente a mejor.

Todos estos ejemplos nos indican que, en realidad, practicar la risoterapia individualmente en casa es sencillo. Basta con recordar hacerlo, pero hacerlo de manera constante, cotidiana, que se convierta en un hábito.

Sin embargo, para aquellos que esperan una técnica particular para llevar a cabo una sesión de risoterapia en familia, podemos hacernos eco de los especialistas con la siguiente metodología:

Primero que nada, prepararse con ánimo y disposición para la risa. De ser posible, comiencen a reír antes de empezar. Así, entre risas, hablar de la risoterapia, qué es, de dónde viene esa idea y los beneficios de su práctica.

Siempre riendo o por lo menos con una gran sonrisa, preparar al cuerpo, calentarlo con un breve trote y realizar elongaciones musculares para evitar lesiones en plena pasión de la risa.

Si eres el anfitrión o director de la sesión, debes esforzarse un poco por hacer reír a los participantes. Recuerda: es un juego de niños.

Acto seguido, se puede invitar a realizar algunos de los juegos o ejercicios de risoterapia. Si necesitas un buen repertorio, como ya dijimos, lo puedes encontrar en internet.

Finalmente, los expertos aconsejan realizar una sesión última de sólo risa. Risa pura y contagiosa, para luego respirar profundamente y, si les parece bien, cerrar con una conversación acerca de la experiencia, la cual podría también tener algo de risas.

Por cierto y ya que hablamos de familia, existen interesantes talleres de risoterapia para niños que puedes revisar para ampliar tu abanico de posibilidades.

Recuerda, la risa es preventiva y curativa. Pero, además, según los taoístas, reír también evita el envejecimiento y favorece la longevidad. ¿Qué esperas? Comienza a reír.

Si te ha gustado conocer que es la risoterapia haznoslo saber en comentarios, y es que la risa como has podido comprobar sin duda es una de las mejores terapias y sanaciones que existen en la actualidad.

Otros Artículos De Interés