Relajación Activa
Valora este artículo

Cuando hablamos de relajación, lo primero que se nos viene siempre a la cabeza es estar tumbados sobre el suelo o sobre la cama pensando en nuestras cosas y meditando, pero ¿no nos imaginamos dando saltos ni gritando verdad?
Pues bien, lo cierto es que existen meditaciones completamente diferentes a lo que normalmente estamos acostumbrados, meditaciones que te van a sorprender y que te van a hacer reflexionar mucho sobre lo que creías hasta ahora.

Por ello a continuación no solamente vamos a hablar sobre lo que es exactamente esto de la meditación activa, sino que también te daré un completo ejercicio de relajación activa que puedes poner en práctica siempre que te apetezca.

¿Qué es la relajación activa?

La relajación activa puede tomar muchas formas diferentes, pero realmente la más habitual es la que te mostraré a continuación con el ejercicio práctico que vas a poder leer.

Y es que normalmente estamos acostumbrados a pensar en la meditación estando sentados en una silla o tumbados sin movernos sobre la cama, pero hay otros métodos totalmente diferentes en los que quizá nunca habías pensado.
Por ello podemos encontrar formas de relajarnos de todo tipo, por ejemplo gritando, saltando, llorando o con estos ejercicios de relajación activa.

Además no es necesario que estés mucho rato ni que seas una persona que esté en muy buena forma física, porque es una relajación activa muy sencilla y calmada con la que podrás relajarte perfectamente.

Ejercicio de Relajación Activa

A continuación te dejo un completo ejercicio de relajación activa con el que no solamente vas a disfrutar y a pasar un buen rato, si no que cuando acabes de darás cuenta de lo bien que te ha sentado y lo relajado que te encuentras:

En primer lugar, coloca una esterilla de goma en el suelo para evitar lesiones y para que no te duela la espalda.
A continuación túmbate boca arriba en dicha esterilla, dobla las rodillas y apoya la planta de los pies, colocando tus manos sobre tu estómago.

Una vez que ya hayas adoptado esta postura, empieza a respirar de forma regular y calmada, siendo consciente de cada una de tus inhalaciones.

Entonces ve sintiendo cómo cada parte de tu cuerpo se va hundiendo cada vez más en el suelo, tu cuerpo se vuelve mucho más pesado.

Entonces ve pensando en cada una de las partes de tu cuerpo, visualiza cada una de ellas, empieza por abajo y ve subiendo poco a poco, no dejes de pensar en ello, e imagina como cada vez se va relajando más y más.
Imagina que todo tu cuerpo fluyera de arriba hacia abajo y de abajo hacia arriba, como cada parte de tu cuerpo sigue un movimiento lento y constante.

Cuando finalices, túmbate sobre uno de tus costados y ve incorporándote poco a poco.

Otros Artículos De Interés