Terapia Regresiva
Valora este artículo

Posiblemente hayas visto películas donde un psiquiatra hipnotiza a un paciente, y encuentra datos interesantísimos que se ocultaban en su mente. Pero… ¿has sabido de hipnosis que te lleven a un recuerdo de otra vida y otros acontecimientos? ¿Será real o el terapeuta te ha sugestionado?

Primero que nada, veamos qué es esta terapia regresiva que entusiasma a tantos y genera tanta polémica entre los científicos de la mente. En este artículo hablaremos de la terapia regresiva.

¿Qué es la terapia regresiva?

Regresión es volver atrás, sencillamente. Entonces, se deduce que “terapia regresiva” sería una terapia que te lleva atrás. Y no te imaginas cuán atrás. ¿Tu adolescencia? ¿Tu infancia? Ha habido muchos casos de regresión al útero materno, pero… ¿ir más atrás hasta presenciar (vivir) tu propia muerte?

Esto se preguntaría Brian Weiss cuando, frente a él, su paciente hipnotizada dio un salto a su muerte. Sí, a su muerte. Pero qué es la terapia regresiva. Veamos un poco.

Básicamente, la terapia regresiva consiste en hacer que la persona, con ciertas técnicas aplicadas por el terapeuta, se relaje y entre en un estado de hipnosis que lo lleve a lo más profundo de su mente y, de allí hacia atrás, hacia los recuerdos más escondidos.

De esta manera, se alcanzarían memorias que podrían ayudar a resolver problemas emocionales y hasta físicos que padece el paciente. Es lo que llaman “estado alterado de conciencia”. Este estado trae a flote sucesos que parecían olvidados pero que están allí y ejercen algún efecto en el comportamiento y padecimientos.

Lo interesante de la terapia hipnosis regresiva es que la persona está plenamente consciente de todo lo que ocurre, de sus recuerdos y de su situación actual, está alerta y puede volver si así lo desea. Durante esta terapia, el especialista va guiando a la persona a través de sus etapas y recuerdos.

Así, el paciente vuelve a vivir en su mente momentos que, posiblemente, pudieran haber causado los problemas, tanto físicos como emocionales, que padece en la actualidad. Estos momentos los vive como si estuvieran aquí y ahora.

Este proceso hace que la persona comprenda la situación y se libere de los sentimientos que lo afectaban.

Esa fue la base de Brian Weiss: ir a momentos de la vida de un individuo. Pero… ¿ir más allá de su vida? ¿Ir a otra vida? Aquí comienza la polémica.

Dentro de la terapia regresiva existen dos corrientes. Una asegura que con solo volver a vivir la situación problemática del pasado, la persona comprende lo ocurrido y la curación es inmediata, La otra indica que es necesario reprogramar la mente, algo así como “formatear” el cerebro y volver a grabar en él.

Terapia regresiva reconstructiva

Basándonos en las experiencias que popularizó Weiss, surgen nuevas visiones de esta terapia. Fundamentalmente la Terapia Regresiva Reconstructiva, la cual llevando al paciente de la misma manera que la terapia regresiva, encuentra el punto clave en el pasado, logra su comprensión y, un detalle más: la importancia del presente.

Es decir, ofrece al paciente la oportunidad de darse cuenta de que aquello que ocurrió está en un tiempo que ya no existe y lo lleva a observar su presente, dentro del cual ya no afecta lo sucedido. El aquí y el ahora.

Lo que ocurrió se acepta como parte de la vida y se deja a un lado para vivir el presente en toda su plenitud. De esta manera, se alcanzaría la salud emocional o física, dependiendo del caso.

Dentro de sus técnicas se encuentran algunas utilizadas por culturas ancestrales y avaladas por la medicina y la psicología. Usualmente se la utiliza como apoyo de otros tratamientos psiquiátricos, psicológicos y psicosomáticos.

A través de la Terapia Regresiva Reconstructiva son tratadas infinidades de dolencias tanto comunes como únicas y especiales. Es así como personas que han sufrido desde un simple insomnio o dolor de cabeza, hasta obsesiones y trastornos graves en la personalidad o la sexualidad, se han librado de ellas en poco tiempo.

Igualmente, enfermedades físicas como cáncer, SIDA, artritis, fibromialgia, esclerosis múltiple, entre muchas otras, han sido tratadas con la Terapia Regresiva Reconstructiva, llevando al paciente a sanar.

De esto hay testimonios médicos que lo avalan y lo confirman.

Sólo con una hora y media de sesión durante aproximadamente un mes, la terapia genera efectos positivos y, en la mayoría de los casos, la sanación.

Sin embargo, no se recomienda a jóvenes menores de 18 años.

Terapia regresiva vidas pasadas

¿Qué tal si te dijeran que tu esposo fue tu hijo, tu padre era tu hermano y tu hija fue tu padre? Lo más probable es que pienses que es una locura. Pues, parece que no es tan absurdo.

El mismo Brian Weiss pensó, al principio, que se trataba de algún error en la terapia de Catherin. Con el tiempo, cambió de opinión pues, lo que estaba testimoniando era la realidad: vidas pasadas.

Este psiquiatra comenzó a utilizar las terapias regresivas normalmente, con la muy utilizada hipnosis, como lo hizo infinidad de veces Sigmund Freud, con el fin de encontrar en el pasado infantil del paciente algún suceso que fuese el responsable de males que aquejaban a los pacientes.

Pero un buen día, al parecer, se le fue la mano. por decirlo de alguna manera, y… Catherin regresó un poco demasiado, volando a un lugar, una memoria y un cuerpo que no eran los de ahora. ¿Qué pasó aquí? Se preguntó. Había pasado el umbral. ¿Es esto posible?

Lo cierto es que, a partir de esa experiencia y muchos otros testimonios científicos, el Dr. Weiss rompió el velo de algo que se creía fantasía y ha colocado el término “reencarnación” en el tapete, con defensores y detractores.

Y, a través de estas regresiones, muchos pacientes no sólo han encontrado el origen de sus dolencias emocionales y físicas, también han entendido la razón de conflictos interpersonales bastante graves que se han desarrollado decenas o cientos de años atrás, con la misma persona.

El hecho es que, personas que se han sometido a terapias regresivas vidas pasadas, han recordado sucesos, lugares y personas que, sin ser públicas y notorias, han podido ser comprobados en archivos y registros históricos de la gente común. Muchos de estos pacientes, incluso, en plena sesión de hipnosis, han hablado en otro idioma.

¿Cómo explicaría esto la ciencia ortodoxa?

Efectivamente, la reencarnación es una fase de la vida aceptada y respetada por religiones del mundo como la hindú, la budista y, aunque no lo creas, según ciertos estudiosos, también la cristiana: según ellos, la biblia lo sugiere.

Para esta teoría, la reencarnación existe porque, en primer lugar, el alma nunca muere y… ¿qué va a hacer el alma después que el cuerpo se desintegra? Reencarnar en otro cuerpo. ¿Para qué? Para continuar el aprendizaje. Eso afirman unos. La vida es una escuela y vamos superando niveles con el fin de evolucionar.

Otros, sencillamente, aseguran que la razón de la existencia es la vida en sí misma. Vivir para experimentar las sensaciones: colores, sabores, dolores, alegrías. El espíritu universal necesita esas vivencias pues, para eso existe. Por lo tanto, la existencia debe continuar y volver a la vida.

Personajes públicos como estrellas de cine, políticos y artistas han confesado haberse hecho regresiones y haber sido otras personas en otras vidas.

Esto podría ser charla, a no ser que revisemos qué dicen otros médicos psiquiatras que se han interesado por el tema.

Uno de ellos es el Dr. Tucker quien, así como Weiss, decidió publicar sus investigaciones, con las cuales ha querido demostrar científicamente la incógnita. De esta manera ha recopilado miles de testimonios, presenciados por él mismo, sobre niños pequeños que recordaban sus vidas pasadas sin ser hipnotizados.

Terapia regresiva opiniones

La reencarnación y, por lo tanto la terapia regresiva hacia otras vidas, ha sido objeto de gran polémica entre los científicos.

La ciencia ortodoxa niega esta posibilidad argumentando que, si el paciente en estado de hipnosis relata sucesos que aparentan ser de otras vidas, se debe a auto-sugestión, a un aspecto del subconsciente o a un mecanismo de “escape” de su mente, frente a problemas graves tomándolos como algo fuera de su vida actual.

Esto, sin negar las cualidades curativas de dichas regresiones.

Por otra parte, existen científicos con una mentalidad más amplia que no niegan esa posibilidad.

Entre ellos, también un sinnúmero de personas a quienes se les ha practicado terapias regresivas opiniones, aseguran haber recordado sucesos de lo que parece ser una vida pasada y, gracias a esta experiencia, han logrado vencer sus fobias, sus temores, complejos y enfermedades incluso terminales.

Las opiniones son muchas y variadas.

Y, si usted siente que necesita una terapia regresiva, sólo se aconseja: que visite a un especialista acreditado, con formación en terapia regresiva y que se asegure de no tener problemas cardiacos ni epilépticos. Terapia regresiva precio, al parecer más económica que otros tratamientos. Incluso existe terapia regresiva gratis

La Terapia Regresiva parece ser más eficiente que las tradicionales ya que, en menor tiempo se logra una sanación total y definitiva.

Si en medio de la terapia se entera de que usted fue Hitler o Tutankamon, no hay ningún problema. Lo importante es que logre su sanación.

Otros Artículos De Interés