Alergia Frutos Secos Síntomas
4 (80%) 1 voto

Si bien popularmente se considera la alergia como un mal menor, esta podría ser peligrosa. Sobre todo en lo que respecta a frutos secos. ¿Por qué? Resulta ser que muchos alimentos industrializados contienen estos frutos de manera “encubierta”.

Pero no todos saben que son alérgicos a las frutas secas. A continuación te informamos cómo descubrir la alergia frutos secos, síntomas que debes conocer.

Síntomas de alergia a frutos secos

Una alergia es la reacción que manifiesta nuestro cuerpo frente a ciertas sustancias que por algún motivo no tolera. Muchas de estas reacciones pueden ser tan graves que podrían llevarnos directo al hospital y en el peor de los casos, al cementerio.

Ahora bien, existe una gran variedad de productos y alimentos que producen reacciones alérgicas a muchas personas. Desde alergia al polvo, a los gatos, a los mariscos, a las flores y… alergia a los frutos secos.

Hablemos un poco de los frutos secos.

Estos frutos no son como la manzana o la naranja. Como su nombre lo indica, son secos y los conocemos como las almendras, las nueces, el girasol, el pistacho y, aunque el maní o cacahuate no es en realidad un fruto seco, se le contempla como tal.

La reacción del cuerpo frente a ellos o intolerancia frutos secos síntomas, aparece en algunos niños de 4 a 5 años, es muy frecuente y se debe a que el cuerpo comete un error, interpretando que la sustancia contenida en el fruto seco es un “enemigo”.

En su intento por proteger al organismo, se produce la llamada inmunoglobulina E, la cual enfrenta al presunto agresor. Esta libera sustancias que derivan en reacciones o alergia a las almendras síntomas que son los más comunes.

Veamos estos síntomas a continuación.

Si un alérgico consume cacahuate, pistacho, o te ha dicho “tengo alergia a las nueces” y las come, puede presentar desde dolor de estómago hasta picor en la piel, vómitos, inflamaciones, problemas respiratorios como el asma y diarrea.

Igualmente, podrían manifestarse ronchas o granos en la piel, inflamaciones alrededor de los labios, congestión nasal, picor en los ojos y conjuntivitis. Estornudos, mareos y hasta problemas cardiovasculares.

Se reseñan así mismo casos en los que hay hinchazón de la lengua, baja la presión arterial y estrechamiento de las vías respiratorias: la persona puede entrar en shock.

Estos síntomas pueden aparecer de inmediato, al nada más comer el fruto seco, o también tardar algunas pocas horas. Pueden ser leves o llegar a una gravedad importante. En tales casos, la visita urgente a un hospital es obligatoria.

Frente a estos síntomas, es importante consultar a un especialista alergólogo para recibir la orientación adecuada.

Precauciones si eres alérgicos a los frutos secos

La primera precaución a tomar es estar claro si estos síntomas que presentas son realmente una alergia. A continuación te presentamos algunas precauciones si eres alérgico a los frutos secos.

En primer lugar, todas las personas que te rodean deben estar al tanto, y no hablamos sólo de tus familiares, también nos referimos a amigos, conocidos y hasta el cocinero de un día de camping. Al estar prevenidos, a nadie se le ocurrirá ofrecerte un alimento que contenga frutos secos.

Aparte de esto, si por accidente ocurre que lo ingieras, al estar al tanto de tu alergia frente a cualquier síntoma sabrán qué hacer. Otra precaución es justamente esa: que todos sepan qué hacer, cómo ayudarte ante un ataque alérgico.

Tener un antialérgico a mano, vayas donde vayas, puede hacer la diferencia entre sanar  e internarte en un hospital de emergencia.

Una precaución importante y a más largo plazo es la referente a prevenir estas reacciones alérgicas en los niños, retrasando convenientemente el consumo de alimentos alergénicos, en este caso, los frutos secos.

Pero, si ya la alergia se ha manifestado, la única precaución válida es evitar los frutos secos, no sólo en la alimentación sino también en productos de tocador que contienen extractos de éstos.

En cuanto a los niños alérgicos, está comprobado que un alto porcentaje de ellos se mejoran con el paso de los años y su alergia puede, incluso, desaparecer.

Alimentos sin trazas de frutos secos

Uno de los problemas frente a los cuales debemos estar atentos y ser muy precavidos es en lo que respecta a alimentos que podrían contener trazas o pequeñas porciones de frutos secos “escondidos”. Nos referimos a galletas, dulces, pasteles y tortas que adquirimos en el comercio.

Esta contaminación es frecuentemente advertida en los envases y se debe a que esa industria normalmente utiliza frutos secos para algunas de sus preparaciones y, es normal, podrían contaminarse unos con otros de manera accidental.

En casi todos los países existe una normativa que obliga a estas empresas a realizar la advertencia, ya que el resultado podría ser fatal.

En tal sentido, es conveniente que revises el empaque o envase de los productos para asegurarte de que sean alimentos sin trazas de frutos secos. Y no te dejes engañar por el tipo de alimento.

No sólo los productos de repostería, dulces y galletas pueden contener trazas de frutas secas. También algunas salsas pueden tenerlas. La precaución en estos casos es lo más importante.

¿Cómo saber si tienes alergia a los frutos secos?

¿Tienes algunos de los síntomas mencionados y no sabes si realmente eres alérgico a los frutos secos? A estas alturas quizás ya deberías saberlo. Si un bebé manifiesta síntomas parecidos, podríamos dudar y llevarlo a un médico inmediatamente. Pero un adulto ya sabe a qué es alérgico, por experiencia.

Sea como sea, veamos cómo saber si tienes alergia a los frutos secos.

Evidentemente, una de las posibles pruebas de esto es que si acabas de comer un fruto seco, presentes varios de los síntomas mencionados. Si bien esto es difícil de establecer ya que podría haber sido cualquier otro factor.

Lo más conveniente es acudir al médico alergólogo con la inquietud y este realizará los exámenes pertinentes que normalmente tienen que ver con la presencia en la sangre de inmunoglobulina E al entrar en contacto con sustancias de estos frutos.

Exámenes como dejar entrar en tu piel una cantidad mínima, casi microscópica, de extractos de frutos secos, especialmente creados para estos exámenes, y observar la reacción de tu piel. Esos detalles te los podrá explicar mucho mejor tu médico.

En lo que respecta al tratamiento, éste no existe como tal más allá de la prevención. Se habla de ciertas vacunas para eliminar la sensibilización a las sustancias alergénicas, sin embargo esto aún se encuentra en su fase experimental.

Por ahora, lo único que funciona, como lo hemos dicho, es ser precavido, no ingerir frutas secas y asegurarse de que los productos adquiridos no contengan rastros de ellas.

Quizás te estés preguntando ¿si tengo alergia a los frutos secos, qué puedo comer? Pon especial atención a lo que se habla del aceite extraído de estos frutos, como por ejemplo el de girasol o de cacahuate.

Si has participado por internet en foro alergia frutos secos, podrás leer muchas opiniones al respecto. Es sabido que las grasas o lípidos no causan alergias, sin embargo pueden contener rastros de otras sustancias del fruto que podrían ser negativas.

Otro producto que genera inquietud podría ser el chocolate. Éste puede ser consumido, así como alergia frutos secos colacao, siempre y cuando no contengan trazas. Presta atención a esto, ya que las industrias chocolateras por lo general utilizan estos frutos en muchos de sus productos.

Es necesario que te sientes a diseñar una estrategia para afrontar un posible shock por ingestión accidental de estos frutos, un plan que sea conocido por todos los familiares y amigos. En este caso, se recomienda que siempre lleves una inyectadora con adrenalina o, en todo caso, un antihistamínico. Consúltalo con tu médico.

Es importante también que, si vas de visita a otro país tomes en cuenta que los frutos secos pueden ser llamados de otra manera. Infórmate al respecto.

De cualquier modo, por lo general estas alergias se superan cuando la persona llega a una edad adulta. Si no ocurre así, mantente siempre en contacto con tu médico especialista.

 

Otros Artículos De Interés