Como meditar budismo zen
Valora este artículo

Sin duda algo que no se puede negar es que el budismo y la meditación son dos conceptos estrechamente relacionados, y es que la palabra zen nos sugiere sensaciones de calma, de tranquilidad, relajación y felicidad interior, al igual que el budismo.

Por ello cuando estamos hablando de meditación, unas de las mejores técnicas que podemos utilizar es sin duda la del budismo zen.

Así que si lo que quieres es conocer como meditar budismo zen, a continuación te descubriremos todos sus secretos y las mejores estrategias para llevarlo a cabo consiguiendo llegar a un estado de relajación nunca antes descubierto.

¿Qué es la meditación zen?

Pero en primer lugar, ¿Qué es la meditación zen?
Este tipo de relajación es aquella que sigue los principios del budismo, los principios de paz, tranquilidad, serenidad, etcétera. En definitiva todo aquello que sin duda necesitamos en nuestro día a día para poder continuar.

¿¿Cómo meditar budismo zen?

Lo cierto es que meditar budismo zen es muy similar a la meditación tradicional, a la meditación más conocida, sin embargo en este tipo de relajación se introducen algunas variaciones muy relacionadas con el budismo.

Por ello es un tipo de meditación diferente y que sin duda tienes que probar si lo que quieres es buscar por fin esa paz interior que tanto necesitamos.

Y es que seguro que en tu día a día tienes cientos de preocupaciones diferentes a las que tienes que hacer frente sin remedio, algo que sería mucho más sencillo si estuviéramos relajados y si hubiéramos aprendido a tomarnos las cosas de otro modo gracias a la relajación y a la meditación zen y budista.

A la hora de comenzar tu rutina, tienes dos opciones, entre las cuales puedes elegir la que más se ajuste a tus preferencias o a tu estilo de vida, ya que a veces no se puede tener todo lo que uno querría.

La primera opción es la de acudir a un centro de meditación profesional, en el que ya todas las salas están acondicionadas para poder sentirte relajado, para dejar la mente en blanco y acceder a tu mundo interior.

Y aunque desde luego es una opción muy cómoda y sencilla, no a todo el mundo le es posible, y por eso también te damos la posibilidad de practicar en tu casa esta relajación interior.

Así que si esta es tu idea, te cuento paso a paso qué es lo que tienes que hacer:

Encuentra tu lugar de meditación

En primer lugar, un paso fundamental es localizar cual va a ser el sitio en el que vas a meditar. Tiene que ser un lugar tranquilo y que a ti personalmente te aporte paz y serenidad, pero puede estar en tu casa o fuera de ella.
Quizá cerca de tu hogar no tengas un centro de meditación, pero sí tengas un parque al que te guste acudir y en el que no suele haber mucha gente, esa también es una opción.

Lo importante es que sea un espacio en el que te puedas relajar y en el que seas capaz de desconectar de todo lo que está ocurriendo a tu alrededor.

Y sea donde sea, lo puedes decorar a tu gusto, quizá poniendo unas velas, unas flores, incienso… lo que prefieras.
Poco a poco ese rincón se convertirá en tu lugar de meditación, así que tienes que ponerlo como tú lo prefieras.

Elige tu postura

En cuanto a la postura, debes elegir una posición que sea estable, en la que no vayas a perder el equilibrio ni vayas a desconcentrarte.

Además en este tipo de meditación del budismo zen debes encontrarte sentado, pero introducimos una variación, y es que puedes estar perfectamente con las piernas cruzadas.

De hecho una postura que se suele recomendar en esta relajación, es la postura de loto. Pero solo realizala si eres lo suficientemente flexible ya que lo más importante de todo es que estés cómodo y a gusto.

Una vez que ya estés sentado en el lugar elegido, intenta relajar todos los músculos del cuerpo, y sobre todo relaja la cabeza ya que a lo largo del día sin darnos cuenta vamos tensando nuestros músculos y eso repercute en el flujo de la energía interna.

En cuanto a los ojos, tú puedes elegir cómo prefieres tenerlos. Con esto quiero decir que no es necesario que los cierres obligatoriamente, de hecho, si te resulta más fácil relajarte y mantener el equilibrio con los ojos abiertos es preferible que los mantengas de ese modo.

Respiración consciente

Debes llevar a cabo una respiración consciente, es decir, piensa en el aire que entra y sale de tus pulmones, haz que te recorra por completo.

Al principio es posible que esto te ponga algo nervioso, pero no te preocupes ya que eso es simplemente la sensación inicial, poco a poco irás calmándote y dándote cuenta de lo bien que sienta hacerlo.

Aumenta el tiempo

Al principio no es necesario que realices sesiones de meditación demasiado largas, de hecho con unos 5 minutos es más que suficiente.

Pero conforme hayas establecido una rutina lo mejor sería que fueras añadiendo minutos a tu meditación, aunque seguro que lo haces igualmente ya que te vas a sentir mejor desde el primer momento.

Y es que conocer como meditar budismo zen, es tan solo cuestión de práctica. Quizá al principio te cueste más pero en seguida verás cómo te ayuda en tu día a día, no solo a estar más a gusto contigo, sino también con los demás.

Tus relaciones van a mejorar y la gente te empezará a preguntar cuál es tu secreto, ya que cuando una persona comienza a verse por dentro, a conocerse y a aceptarse, todo a su alrededor mejora y se ve el mundo de otra manera.

Otros Artículos De Interés