Demencia frontotemporal: Causas y síntomas
Valora este artículo

La Demencia frontotemporal forma parte de un grupo de demencias progresivas, que suelen afectar a la personalidad así como al comportamiento y el habla en las personas que la padecen. Esta enfermedad se diferencia de otras que también presentan demencia, en que el individuo no presenta signos de afectación de su memoria, sino en casos muy severos y avanzados.

Esta anomalía afecta los lóbulos frontales y temporales del cerebro, lo que ocasiona Alzheimer así como alucinaciones y ataques de ira o pánico. Esta enfermedad se presenta en personas jóvenes en comparación con el rango normal para este tipo de anomalías, que está entre los 40 y 60 años. Esto trae como consecuencia que la población que padece esta enfermedad, exponga a su familia a riesgos económicos y financieros si el paciente es cabeza de familia.

Los síntomas más significativos de esta patología son: cambios drásticos en la conducta y en la personalidad, como por ejemplo: apatía, agresividad, desapego en actividades o en la convivencia con su núcleo familiar y de amigos. También se presentan casos donde la persona tiene rasgos psicóticos, paranoia y delirios que son más frecuentes en pacientes con propensión a desarrollar Alzheimer u otra clase de demencia.

Qué es la demencia frontotemporal

Es un síndrome causado por la degeneración del lóbulo frontal que en ocasiones también afecta al lóbulo temporal. La Evolución de esta enfermedad se ha asociado al inicio de Alzheimer y a otras enfermedades como Parkinson así como a diferentes tipos de demencia, que se pueden transformar en demencia frontotemporal al avanzar la enfermedad.

Para diagnosticar esta enfermedad se realizan estudios en los cambios conductuales aplicando tests neuropsicológicos, así como también se estudian las alteraciones en el lenguaje mediante sonidos. La resonancia magnética es otro de los mecanismos que se emplean para diagnosticar a estos pacientes, cuando la misma no revela las posibles causas se emplean técnicas de neuroimagen como: la tomografía por emisión de posiciones, que es mucho más acertada en los resultados.

Esta enfermedad es de carácter hereditaria, a los pacientes se les practican diversas pruebas así como se estudia el historial familiar donde si hay algún miembro que haya padecido Alzheimer la posibilidad de que algún otro desarrolle demencia frontotemporal es muy alta, todo esto se debe al cruce del cromosoma 17 con los genes del Parkinson y su mutación.

Demencia frontotemporal fases

Las Fases que componen la demencia frontotemporal son 5:

  • Fase 1 o leve: es donde el paciente aún puede ser independiente en sus actividades, aunque con claros signos de la enfermedad.
  • Fase 2 o moderada: el paciente requiere apoyo para realizar algunas actividades cotidianas, pero todavía puede realizar algunas el mismo.
  • Fase 3 o severa: aquí el paciente puede bañarse, comer y vestirse por sí mismo, pero ya no es capaz de resolver otras situaciones sencillas cotidianas.
  • Fase 4 o muy severa: el paciente se introduce en un mundo donde no tiene contacto externo con otras personas, no habla ni puede moverse por sí mismo es incontinente.
  • Fase 5 o profunda: depende 100% de otras personas para todo, no se levanta de la cama ni emite sonidos.

Esta enfermedad puede ir evolucionando a partir de los 5 años de haberse diagnosticado, siendo los pacientes conductuales los que en la mayoría de los casos llegan más rápidamente a la fase 5 o profunda. Ahora si el paciente presenta demencia frontotemporal semántica, su evolución puede presentarse a partir de los 10 años del diagnóstico.

En la Ultima fase de esta enfermedad es cuando se presenta la Demencia frontotemporal muerte, esto a que en muchos casos se desarrolla el Síndrome de Klüver-Bucy cuyos síntomas son tan agresivos y severos que le restan calidad de vida a los pacientes, ya que este síndrome acelera la evolución de la fase 5 o profunda en la  demencia frontotemporal, acortando los años de vida al paciente.

Esperanza de vida

Según la evolución de la Demencia frontotemporal esperanza de vida se estima en 8 años después de ser diagnosticada. En algunos casos los pacientes han tenido en los primeros años una calidad de vida aceptable, requiriendo cuidados medios en sus actividades básicas cotidianas. Otros han sobrevivido hasta 15 años, pero con mucha necesidad de apoyo de sus familiares y atención médica constante.

Los médicos basándose en estadísticas afirman que la esperanza de vida de los pacientes con demencia frontotemporal está entre 6 a 10 años, habiendo casos excepcionales registrados donde los pacientes han alcanzado los 12 años de vida dentro del rango normal establecido para esta enfermedad, después del diagnóstico. Esto si no se presentan complicaciones derivadas de otras enfermedades, como el síndrome de Klüver-Bucy entre otros.

La familia es un factor muy importante para los pacientes diagnosticados con demencia frontotemporal, porque a pesar de que en las primeras 3 etapas de la enfermedad el paciente puede valerse por sí mismo, el cariño y el apoyo familiar y de amigos cercanos le brinda al paciente seguridad y confianza, que son elementos fundamentales para enfrentar los diferentes aspectos y cambios que sufrirá al evolucionar la enfermedad.

Ejercicios para la demencia frontotemporal

Lo ideal en casos de demencia frontotemporal es que el paciente posea un estado físico normal o en condiciones estables, para esto se pueden realizar una serie de ejercicios sencillos y básicos para que el paciente no pierda su condición física rápidamente. Caminar o dar paseos cortos le ayudará a mantener sus músculos activos y sanos. Otro aspecto que también debe ejercitarse es la memoria, que en esta enfermedad no se ve afectada sino hasta la fase terminal de la misma.

Para lograr esto se pueden realizar ejercicios cognitivos de estimulación, sirven los que se utilizan en pacientes con Alzheimer o con demencia senil. En los casos de demencia semántica donde se ve afectado el lenguaje a los pacientes se les pueden aplicar ejercicios auditivos para que repitan y puedan mantener un nivel del lenguaje aceptable. Además a estos pacientes también se les pueden aplicar ejercicios de escritura y lectura para reforzar su comprensión lecto-escrita.

Sin importar que esta enfermedad sea progresiva y mortal y que no tenga cura por ser reversible, mientras el paciente pueda llevar un nivel de vida más cercano a lo normal sus familiares deben apoyarlo para que su calidad de vida no desmejore con rapidez. Al aplicar diferentes ejercicios tanto para ejercitar su cuerpo y su mente, le estarán dando empuje para seguir adelante.

Otros Artículos De Interés