Dios griego de la Guerra
Valora este artículo

En la mitología griega un Dios o Diosa presidía casi todos los actos de la vida social y familiar. La Grecia antigua fue una federación de ciudades-Estados donde la guerra era una actividad habitual, nada más lógico que existiera también un Dios griego de la guerra.

¿Quién era el Dios griego de la Guerra? ¿Cuáles eran sus atributos? y ¿Qué lo diferenciaba y qué lo emparentaba con otros dioses griegos? Son tópicos que abordaremos en el presente artículo.

¿Quién es el Dios griego de la guerra?

Una pléyade de dioses, semidioses, pequeñas de deidades y héroes dirigían las actividades domésticas de la sociedad griega; desde el nacimiento y la muerte, el matrimonio, el parto y hasta la elaboración del pan y el vino.

Así mismo se consagraban a los dioses las grandes celebraciones y ritos y la iniciación y finalización de cualquier actividad importante, desde el arte, el deporte y el comercio hasta la fundación de ciudades, las conquistas territoriales y, por supuesto, la guerra…

Al Dios de la guerra griego se le denominaba Ares, etimológicamente este nombre parece estar relacionado con la raíz griega ar que entre cuyos sus significados está el de destruir, también se asume que se refiere a combate y herida.

En la genealogía de los dioses griegos, Ares es hijo de Zeus (Júpiter, para los romanos) y Hera (Juno, para los romanos). Según Hesíodo, su hermana Belona  (de bellum: guerra) conducía su carro de combate y sus dos hijos: Terror y Temor (o Fuga) los acompañaban.

Lo cierto es que se dio en nombre de  Ares (o Marte) a muchos dioses y príncipes guerreros en diferentes pueblos antiguos. Ares es una figura varonil, amante de Afrodita (la Venus latina), diosa de la belleza y el amor, aunque también tuvo muchas otras amantes y numerosos hijos.

Casi siempre se le representa en la figura de un hombre musculoso y desnudo, armado de un casco, una pica y un escudo, también se le representa en un carro de guerra tirado por briosos caballos.

Muchas veces también se le asocia al sol, puesto que las grandes batallas se dan en presencia de la luz del día.

Entre los pueblos latinos, el culto de Ares tuvo mayor difusión que en la propia Grecia, ya que se le consideraba protector del imperio, en virtud de que se le emparentaba directamente con la fundación de Roma.

Cuenta la leyenda que la princesa Rhea Silva, descendiente de Eneas, príncipe troyano, fue encerrada en un templo para vestales por su tío Amulio, usurpador del trono de su padre Numitor, pero ella violando sus votos sagrados tuvo de su unión con el Dios Marte dos hijos mellizos: Rómulo y Remo, quienes mandados a asesinar por su ambicioso  tío fueron salvados por una loba que los amamantó como sus cachorros. Al crecer los mellizos derrocaron a Amulio y fueron los fundadores mitológicos de Roma.

Al ser Rómulo y Remo hijos del dios Marte, se atribuyó a los romanos su espíritu conquistador y guerrero y a Roma el derecho ´natural` a gobernar el mundo.

¿Cuál es la diferencia entre Ares y Hades?

Algunas veces Ares fue contado entre las divinidades del inframundo, en virtud de la evidente relación entre la guerra y la muerte.

Hades dios del inframundo es el nombre griego de Plutón, hermano de Zeus, quien después de destronar a su padre Crono repartió el mundo entre sus hermanos, otorgándole a Poseidón (el Neptuno romano) el reino de los mares y a Hades la región de los infiernos, reservando para sí mismo los cielos.

La diferencia entre Hades y Ares, además de sus distintos ámbitos de dominio, también es de grados de parentesco o de jerarquía genealógica; el primero es hijo directo de Crono y Gea; por diferencia, Ares es hijo de Zeus es decir, sobrino de Hades y descendiente en segunda generación de la pareja de Crono (el Tiempo) y Gea (la Tierra), creadores de todo lo existente.

Entre los familiares directos de Ares también destaca, con fama similar, su hermana Minerva nombre griego de la deidad mejor conocida como Atenea, Diosa. Tanto Atenea como Minerva son diosas guerreras, diestras en el combate y amantes de su independencia y ambas también célebres tanto en el conocimiento de las letras, las artes y las ciencias como en las armas y el arte de la guerra.

Como Marte, Atenea también era hija de Júpiter o Zeus, pero se dice que no nacida de mujer alguna, sino extraída directamente de la cabeza de su padre, por eso se le reconoce como diosa de la inteligencia y la sabiduría.

¿Cuál es el Dios de Marte?

El Dios Marte, como ya hemos indicado es el nombre latino del Dios griego Ares, se le asocia con el planeta Marte, por su color rojo sangre, el cual rige el signo zodiacal Aries. A los nativos de este signo se les atribuyen cualidades de liderazgo, dominio e impetuosidad, propias de un guerrero además de ser atributos de Ares por derecho natural.

Dios dela guerra romano

El dios de la Guerra romano es Marte; los romanos le consagraron el segundo día de la semana, al que llamaron Martis dieso día de Marte.

De allí nuestro martes, de muy infausta fama en el ideario popular, baste solo recordar la pésima fama de los martes 13 y el popular dicho que advierte que “en martes, ni te cases ni te embarques ni de tu familia te apartes”.

Peor aún, otro conocido refrán indica que “para un hombre desgraciado todos los días son martes”, en razón de que no hay desgracia más grande para un hombre y para un pueblo que la guerra que todo devasta y todo destruye, la cual es presidida orgullosamente por el iracundo dios Marte.

Esperamos que de verdad te haya interesado mucho este artículo sobre el Dios Griego de la Guerra y que hayas aprendido mucho con él. Si a ti también te interesa este tema y conoces algún dato o curiosidad que quieras compartir, no dudes en dejarlo en los comentarios de más abajo.

Otros Artículos De Interés