Diosa Gaia
Valora este artículo

La Tierra es el aposento natural del ser humano, el sustento material de su existencia, pero qué o quién es La Tierra? Es la creación de un Dios o es ella misma una Diosa generatriz de todo lo creado? Sigue leyendo para conocer quién es la Diosa Gaia y cómo ha sido nombrada en diferentes concepciones mitológicas.

¿Quién es Gaia en la mitología griega?

Es un principio axiomático en el que coinciden todas las cosmogonías conocidas, incluyendo el relato bíblico, que antes de que se creara el mundo sólo existía el caos, la nada, el vacío, lo informe, lo incandescente.

Gaia significado de Tierra, es otro de los nominativos de Gea diosa, quien en la Gaia mitología griega nació del Caos, es pues la diosa de la tierra griega, la Diosa Madre de la que nace todo lo creado, el origen a partir del cual todo comienza. La palabra origen, precisamente, viene del latín origo que significa comienzo.

Gaia, en la mitología clásica griega Gea, como madre y origen, representa la fertilidad, idea trasplantada a la civilización latina, por lo que Gaia (la Gea latinizada) es considerada también Diosa de la tierra romana. Así mismo, Anann es Gaia diosa celta, en la mitología de este pueblo.

De la diosa Gea sus atributos inmanentes permiten  que de sí misma se autogeneren las sustancias básicas originales: el mar (Ponto en griego y Pontos en latín)  y, por extensión el agua; el cielo (Urano en griego y Uranum en latín) que denota no solo la bóveda celeste sino que, también por extensión, podemos asimilar al aire y los Ourea, o montañas, la terra misma que sostiene los cielos y los mares.

Algunas personas han conjeturado acerca de una Gaia Titán, pero lo cierto es que como diosa primigenia, de la unión incestuosa de Gaia y Urano, nacieron las primeras deidades del mundo, obligadas a habitar las profundidades de la tierra: los doce Titanes (seis machos y seis hembras o Tinánides), los tres Cíclopes (de un solo ojo) y los tres Hecatónquiros (cada uno con cien brazos y cincuenta cabezas). El más joven de los titanes, Crono o Cronos (el tiempo), destronó a su padre Urano, separando así los cielos y la tierra, simbolismo que también es constantes en muchas cosmogonías tanto occidentales como orientales y amerindias.

Esta separación es sumamente importante ya que la misma previene el caos resultante de lo informe y lo mezclado y permitió, tal como narra la mitología griega, que de la sangre derramada de Urano al ser castrado por Crono nacieran los primeros habitantes del mundo: los Gigantes, hijos de Urano y Gaia y, por tanto, colocados entre el cielo y la tierra, tal como lo estarían los Hombres, cuando el titán Prometo robó el fuego sagrado de los dioses y lo entregó a los mortales.

Posteriormente el mismo titán Crono fue derrocado por su último hijo Zeus, salvado de ser devorado literalmente por su padre gracias a la inventiva de su esposa y hermana Rea, una de las titánides, quien hizo pasar una piedra por el cuerpo del recién nacido.

¿Cuál es el significado de Gea?

Tal como mencionamos anteriormente, Gea es uno de los apelativos de Gaia, también conocida como Gaea y Gaya (voces de origen griego), Tellus, Tellus Mater y Terra (en latín) o Tierra Madre y Madre Tierra (es castellano). En la mitología inca encontramos las denominaciones de Pachamama o Mama Pacha, también equivalentes a las anteriores en significados y atributos. Por ello queremos ir más allá de simplemente la Diosa Gaia.

Sin distinción, Gea significa Tierra; así, en mayúsculas, puesto que representa al planeta todo, al mundo y lo que este contiene, a todo lo existente en la naturaleza: animales, vegetales y minerales en sus distintas formas, variedades y asociaciones, y más allá de las representaciones materiales de la vida es el principio de la vida misma. Gea es al mismo tiempo la espiritualización de la tierra física y  su representación espiritual.

Etimológicamente, Gea da origen a las raíces griegas Geo y Geos, componentes de palabras tales como: geografía, geología, geodesia, geometría, etc. todas las cuales se refieren a la tierra, tanto en sentido general como particular.

Gea, «la del amplio seno», significa vida y muerte, el polvo cósmico del que todo nace y al que todo regresa inexorablemente, tal y como reza la increpación a Adán y Eva, luego de la expulsión del Paraíso: polvo eres y en polvo te convertirás.

¿Qué es GEA?

Si preguntamos quién es Gea, no podemos más que personalizarla como un principio espiritual universal; pero si preguntamos qué es Gea, debemos otorgarle al término una concreción material específica. Esa concreción se refiere, como ya hemos examinado, al planeta que habitamos, al suelo que origina todo sustento vital.

De allí que los geólogos hayan denominado a las primeras tierras emergidas: Pangea,  el supercontinente  primigenio, lo que literalmente significa “toda la tierra”.

¿Qué es la diosa de la tierra?

Diosa Gaia o Gea es la diosa de la tierra, anterior a todos los demás dioses y diosas y madre de la vida en el planeta. Algunos estudiosos de la mitología asimilan en esta Gran Diosa a otras deidades domésticas que juntas representan el principio femenino del origen de la vida, tales como Deméter o Ceres (la madre que gesta), Perséfone o Proserpina (la hija, fruto de la gestación) y Hera o Juno (la anciana comadrona, protectora de los partos).

Gaia fue el nombre adoptado por James Lovelock para denominar su hipótesis acerca de la concepción del planeta Tierra como un sistema integral y dinámico, con componentes orgánicos e inorgánicos, que funciona como un  sistema de subsistemas  abiertos y necesariamente interconectados que influye en la biosfera y es influido por esta, en un intercambio imprescindible para el mantenimiento de la vida

Distintos movimientos ecológicos, conservacionistas, antiglobalización, anticapitalistas y de alguna forma contrarios a la industrialización depredadora de la naturaleza, etc. han rescatado el simbolismo de la antigua diosa de los albores de la mitología griega, del premeditado olvido al que la habían condenado las religiones patriarcales triunfantes en la actualidad.

Hoy por hoy, lo que se plantea ante el advenimiento un nuevo Caos del cual solo puede derivarse un suicidio ecológico generalizado, no es solo reivindicar el principio de creación, muerte y resurrección asociado a la Diosa de la Tierra, como nave nodriza universal, sino del imperativo que prescribe una ética del cuidado extendida no solo de los unos a los otros sino también, e imprescindiblemente, de todos para con el planeta, es decir, la construcción e implementación de una ética ecológica que nos obligue como hijos a cuidar de Nuestra Madre  Gaia que nos cobija en su seno y nos alimenta, sin destruirla.

Esperamos que hayas aprendido mucho sobre la misteriosa Diosa Gaia, y es que podemos aprender de ella mucho más de lo que imaginamos.

Otros Artículos De Interés