Neuralgia intercostal: Tratamiento y causas
Valora este artículo

Es una patología que afecta tanto a niños como a adultos, se describe como una sensación de choque eléctrico que va desde la columna vertebral hasta el esternón. La misma ocurre por presión en los nervios intercostales, estos se encuentran en la punta de cada costilla y al ser presionados se inflaman ocasionando un neuralgia dolorosa e incómoda.

Cuando esta anomalía se presenta en las costillas derechas se conoce como Neuralgia intercostal derecha, ya que solo están afectados los nervios o músculos que forman parte de la parrilla derecha de costillas y esternón. Ahora si por el contrario es la parte izquierda la afectada será una Neuralgia intercostal izquierda. Los nervios intercostales se afectan por diversas causas, entre las cuales las más frecuentes son: el Embarazo debido a la presión que ejerce el feto a medida que se va desarrollando.

Fracturas o esguinces costales a causa de caídas, asma severa u otro evento que afecte directamente las costillas y sus nervios. La neuropatía intercostal es muy dolorosa y afecta la respiración, ya que cuando la persona inhala siente punzadas en el pecho y la espalda lo que produce que el ritmo de la respiración cambie y la persona sienta cansancio y fatiga.

Qué es la neuralgia intercostal

La Neuralgia intercostal es una dolencia que se siente entre la espalda y el pecho, la misma se puede sentir al respirar, toser o hacer algún movimiento que involucre los músculos de la espalda. Este dolor recorre las costillas y en ocasiones llega a la columna vertebral, sus causas son diversas pero las más comunes son debido a traumatismos torácicos por asma, tos severa o accidentes así como también por artrosis o tumores.

Como diagnosticar una neuralgia intercostal, se debe asistir a una evaluación médica en la cual se realicen pruebas diagnósticas para descartar las posibles causas que puedan producir esta dolencia. Como se cura, el tratamiento dependerá de la causa ya que si se trata de una fisura o esguince, el paciente debe ser remitido a fisioterapia donde le administrarán la terapia adecuada.

Si se trata de otras causas como una patología cardiorrespiratoria, donde los músculos se atrofian debido al ritmo descompasado de la respiración, el médico realizará terapias con ejercicios que ayuden a normalizar los músculos. Durante el embarazo se pueden presentar casos de neuralgia intercostal por la presión que ejerce el feto a medida que crece dentro de su madre. Para estos casos se le enseñan a la madre ejercicios de respiración que alivian el dolor.

Cuáles son los síntomas de la neuralgia

Los síntomas más comunes en quien padece de una neuralgia intercostal son:

  • Dolor agudo al respirar profundamente.
  • Dolor intenso al realizar movimientos bruscos que involucren los músculos de la espalda.
  • Presión y dolor en el pecho al estar en reposo.
  • Dolor y espasmos eléctricos desde el esternón hasta la columna vertebral.

Estos síntomas también pueden estar acompañados por fatiga y cansancio debido al ritmo descompensado de la respiración, además algunas personas sienten hormigueo en la zona afectada y una sensación de quemadura. Cuando se agudiza la neuralgia el paciente puede sentir que la zona afectada se adormece, así como pérdida de sensación o parálisis de los nervios que están cercanos a los afectados.

Otro síntoma que se presenta en casos severos es que la persona no puede dormir, debido a que no puede cerrar los ojos ya que los músculos fáciles se atrofian y pierden su funcionalidad. En estudios realizados a varias personas con esta patología, se pudo demostrar que malos hábitos alimenticios influyen significativamente en el desarrollo de la neuralgia.

Causas de la neuralgia intercostal

Las causas que generan una neuralgia intercostal son muchas; desde una tos intensa por varios días hasta un ataque de asma recurrente, pueden producir una neuralgia intercostal. También se toman en cuenta patologías como el herpes zoster torácica y tumores en las costillas o en la columna vertebral, otras posibles causas es la desnutrición y la mala alimentación que contribuye al deterioro de los nervios y de los músculos de la espalda y el esternón.

Las afecciones pulmonares como infección en los bronquios que causa inflamación y afecta los nervios, pueden producir una neuralgia intercostal. También los problemas degenerativos de la columna vertebral así como de los músculos que recubren las vértebras pueden causar una neuralgia intercostal. El alcoholismo y el tabaquismo producen neuralgias intercostales al inflamar los nervios y convertirlos en una bola dura que ejerce presión en los músculos a su alrededor.

Padecer de infecciones frecuentemente y no ser tratadas adecuadamente, puede producir una neuralgia intercostal, como también son factores que influyen en la aparición de esta patología: la diabetes mellitus, la dislocación o fractura de una costilla o vértebra y los envenenamientos por metales pesados o insecticidas. La presencia de toxinas en un nivel elevado en el organismo así como estrés por exceso de trabajo, sobre todo si éste es pesado o físico, conducen a la aparición de neuralgias intercostales.

Neuralgia intercostal tratamiento

Para administrar en la Neuralgia intercostal tratamiento se debe descubrir primero la causa que origina su aparición, ya que dependiendo de que la origina se aplicará la Solución mediante un tratamiento efectivo que puede ser un Tratamiento natural, una terapia con ejercicios para corregir un músculo atrofiado o la inmovilidad de ser posible de la zona afectada, entre otros.

Para que el tratamiento sea efectivo y rápido después del diagnóstico se deben implementar las soluciones, que se requieran en cada caso. En las neuralgias intercostales al paciente se le puede vendar la zona torácica para disminuir el dolor al respirar. Otro buen remedio es colocar compresas calientes en la zona donde está localizada la neuralgia intercostal, para calmar el dolor y disminuir la inflamación.

Administrar medicamentos antinflamatorios y analgésicos ayudan al paciente a sentir menos dolor, se deben evitar los movimientos bruscos y elevar objetos pesados así como realizar actividades donde se tenga que implementar mucha fuerza con los brazos, cuando se le ha diagnosticado una neuralgia intercostal a una persona. Para que no se agraven los síntomas, el paciente debe cumplir con el tratamiento y con el reposo prescrito por el médico tratante.

Otros Artículos De Interés