Qué son los decretos metafísicos y cuáles existen
Valora este artículo

Los Decretos y afirmaciones metafísicas, son muy importantes y de gran ayuda para alcanzar las cosas que se desean y necesitan. La palabra tiene un gran poder, y es inteligente aprovechar eso, para obtener lo deseado y que sea de manera positiva. Son muchos los Decretos poderosos para lograr lo que quieras, que al usarlos correcta y positivamente, se consigue lo deseado.

A los decretos se les puede dar la definicion; de pequeños estados que funcionan como oraciones. A pesar de que no se envían, hacia ninguna deidad, sino al propio ser superior, es como una reprogramación de las mentes, en un volumen positivo que permite al poder personal, sin límites lograr el éxito, en todas las áreas de la vida. Simplemente, con recitarlos diariamente, con fe y palpitando en la energía del amor,  la felicidad y prosperidad, se logra ser más íntegro y merecedor del éxito.

Cuanto más frecuentemente se reciten, mayor es su efecto, la fuerza de la mente se adhiere, al poder de la palabra dicha, volviéndose real todo lo que se decreta con fe, para ayudar con la concentración, se puede encender un incienso, una vela o poner música suave, mientras se hace la ejercitación. Hay que elegir los decretos, que están en sintonía con las necesidades.

Decretos metafísicos para el amor de pareja

Para decretar y afirmar el amor en la pareja, estos son algunos ejemplos de invocación, que se usan para tal fin: Yo te incluyo y te envuelvo a ti; aquí se dice el nombre de la persona a quien se ama, en mi camino de amor, y le ruego a los Arcángeles, que la distancia que hay entre; aquí se dice de nuevo, el nombre de la persona amada, se reduzca y que todas las diferencias que existen entre nosotros, se conviertan en amor verdadero, perfecto y puro.

Cuando se desea encontrar el amor, estos ejemplos de Decretos metafísicos para atraer el amor, son perfectos: Yo declaro hoy, que el amor verdadero, llegará a mi vida, y yo de mi parte estoy dispuesto, listo y preparado, a recibirlo con infinita alegría y mucho amor. Otro magnífico ejemplo de decreto es este: Yo decreto aquí en este momento, tener amor verdadero, que me da paz y alegría, en mi entorno, para mi beneficio y el de los demás.

Un bello ejemplo de decreto de amor: tengo amor en mi corazón, y esto atrae las buenas vibraciones a mi vida, mis amigos, mi familia, mis compañeros de trabajo, y todos los seres a mí alrededor, ven la luz de amor que transmito, y me devuelven esa energía, en forma de amor infinito. Es muy importante, tener en cuenta que los decretos metafísicos, se deben decir: 3 veces seguidas, tres veces al día, estas pueden ser: en la mañana, en la tarde y en la noche, por un mínimo de 21 días consecutivos. 

Decretos metafísicos para el dinero

Aunque el dinero no es esencial para el desarrollo del ser humano, si es necesario para su subsistencia, por eso se han escrito Decretos metafísicos para atraer el dinero,  es importante resaltar que estas afirmaciones, se cumplirán de manera perfecta si quien las invoca, lo hace con conciencia y pensando en la retribución al universo de las mismas: creo firmemente que el universo es abundante y generoso con sus hijos, hago dinero con mucha facilidad, el cual me permite solventar mis necesidades básicas.

Recibo ingresos continuamente de distintas fuentes, pero todo con mi esfuerzo y trabajo honrado, tengo un trabajo perfecto, que me compensa y está bien pagado, el cual hago con mucho amor, me encanta hacer mi trabajo, y me siento recompensado con creces, tanto creativa como económicamente. La abundancia es mi estado natural, yo la acepto y hago buen uso de ella, bienes infinitos vienen ahora hacia mi vida, la de mi familia y mis amigos.

Mi economía es cada día más floreciente, y la comparto con mis seres queridos, cuanto más tengo, más quiero dar para ayudar a quien lo necesita, cuanto más doy, más recibo y más feliz soy, tengo un empleo maravilloso, con un sueldo extraordinario, en mi empleo presto un estupendo servicio, de un modo magnifico.

Decretos metafísicos poderosos

Dentro de los decretos metafísicos más poderosos, se encuentran los Decretos de salud metafisica, estos decretos o afirmaciones se les dirigen a los arcángeles, especialmente al Arcángel Rafael, un ejemplo de Oración metafisica o invocación es el siguiente: Yo soy amor, Yo soy salud, Yo soy paz, merezco ser amado, merezco ser feliz, merezco estar sano. Hoy comienza la sanación de mi cuerpo, mi mente y mi espíritu.

Cuando se decreta, se atrae el descenso de la luz, la atención del ser divino y la asistencia de las Legiones Angélicas y Divinas, éstas tienen la facultad, de equilibrar el mal uso de la palabra dicha, a través del uso favorable del verbo divino en acción. También dirigen la correspondiente virtud o dádiva, para la persona, situación, lugar o caso, para lo cual se eleva una gama vibratoria de los átomos, que constituyen a quien corresponde.

Además otra función de estas entidades es ayudar, mediante los decretos a la conciencia externa, a localizar la atención en la solución del problema planteado,  manteniendo el ritmo y la claridad, de los pedidos a la Luz. Son muchos los logros que se manifiestan, a través de los decretos, como dijo el Maestro Jesùs: cuando un grupo de personas se reúnen, un Gran Maestro o Deva, siempre está presente en la atmósfera.

A medida que son expresados los decretos, visualizaciones y afirmaciones, por un tiempo rítmico, la gama vibratoria de los átomos, que integran esos cuerpos físicos, se elevan y mucha sustancia mal considerada es liberada, e inmediatamente transmitida al Gran Ser encargado de la reunión. Los Decretos yo soy, son afirmaciones donde se confirma, la conexión que existe entre el ser humano y Dios, como su creador.

Aquí algunos ejemplos: Yo Soy la resurrección y la vida, tengo ilimitado suministro de toda cosa buena y perfecta, que deseo en mi servicio a la vida. Yo Soy la libre expresión, de la ilimitada fortuna del universo, que se manifiesta a través de mí, para mi propio bienestar y el bienestar de toda la humanidad. Yo Soy uno con Dios. Con la invocación de estos decretos, se abren mi mente y mi corazón completamente, para siempre.

Recibo con agradecimiento aquí y ahora, toda la riqueza espiritual y material, que tú mi Dios, tienes para mí, y para cada uno de mis hermanos por igual, porque nos pertenece por derecho de conciencia. Y porque esto es así, aquí y ahora mi Dios, que unidos te amamos, te adoramos, te alabamos, te bendecimos, te glorificamos, te escuchamos, y te damos gracias, y lo hacemos en Armonía con todo el mundo, bajo la Gracia, y de manera Perfecta, en nombre de Nuestro Amado Jesús.